Reseñas

Las ovejas de Glennkill #Leonie Swann

FICHA TÉCNICA

Título original: Glennkill
Autor: Leonie Swann
Traductor: María José Díez y Diego Friera
Año de publicación: 2005
Páginas: 311
ISBN:  9788498380811
Saga: Las ovejas detectives (1)


SINOPSIS

En una colina cercana a la apacible y pintoresca aldea de Glennkill, un rebaño de ovejas rodea el cadáver de un hombre. Se trata de su pastor, George Glenn, que ha amanecido muerto en la hierba con una pala atravesándole el pecho. ¿Quién puede haberlo asesinado? ¿Y por qué? De inmediato, las rumiantes se reúnen y, una vez acordada la conveniencia de investigar, se ponen en marcha. Por fortuna para el lector, el pastor las ha dejado inusualmente preparadas, ya que su impulso indagador deriva de la costumbre de George de leerles un rato todas las noches: algunos cuentos de hadas, muchas novelas románticas y algún tratado de enfermedades del ganado lanar, e incluso parte de una novela policíaca. Aunque pronto quedará claro que no van a faltar sospechosos, descubrir al asesino no será tarea fácil, por lo que Miss Maple y sus espabiladas compañeras deberán hacer gala de la antigua sabiduría ovina, de sus afilados poderes de observación y de lo que aprendieron de los libros si quieren descifrar con éxito las enigmáticas claves del comportamiento de los humanos, esos seres extraños…


OPINIÓN PERSONAL

Esta fue la primera novela de la autora y no defrauda en absoluto. Había oído hablar de ella y con ese planteamiento me moría ganas de leerla. No solo es refrescante y entretenido, te ayuda a ver nuestros comportamientos humanos de una forma distinta, aprovechando que usa otra especie. En cierto modo, se puede comparar con lo que hace Edurardo Mendoza en Sin noticias de Gurb, aunque esta novela no es ni por asomo tan hilarante como lo es la del autor español. Como dice Rosa Montero en un artículo que hizo para El País titulado ¿Por qué no se me ocurrió escribir sobre ovejas?, no se limita a personificar las ovejas para crear una novela tierna o de humor, sinó que las protagonistas son ovejas reales, que actúan como se esperaría de estos animales y con una visión claramente ovejil de la vida. El misterio de la novela, quién ha asesinado a George, también está bien construido pero el relato se pierde tanto en los entresijos, aventuras y comportamientos del rebaño que el lector olvida que había un asesinato por resolver.

Las ovejas se presentan antes del inicio de la narración, como si de una obra de teatro se tratara y son personajes planos que no salen de sus manías y actitudes habituales.

Dramatis Oves por orden de aparición

MAUDE: tiene buen olfato y está orgullosa de ello.

SIR RITCHFIELD: el manso (macho que sirve de guía al rebaño); ya no es ningún jovencito, el oído le falla y tiene mala memoria, pero conserva su buena visión.

MISS MAPLE: la más lista del rebaño, tal vez la más lista de Glennkill y posiblemente incluso la más lista del mundo. Curiosa y terca, a veces se siente responsable.

HEIDE: traviesa y joven, no siempre piensa antes de hablar.

CLOUD: la más lanuda del rebaño.

MOPPLE THE WHALE: el memorioso: jamás olvida nada. Carnero merino muy gordo y de cuernos acaracolados, casi siempre tiene hambre.

OTHELLO: carnero de las islas Hébridas con cuatro cuernos y un pasado misterioso.

ZORA: enigmática y de cabeza negra, es la única hembra con cuernos del rebaño de George.

RAMSES: joven carnero con los cuernos aún bastante cortos.

LANE: la más rápida del rebaño, de pensamiento práctico.

SARA: una oveja madre.

UN CORDERO: no tiene nombre pero ha visto algo.

MELMOTH: hermano gemelo de Ritchfield, un carnero legendario desaparecido y reaparecido.

CORDELIA: le gustan las palabras peculiares.

MAISIE: ingenua y joven.

EL CORDERO DE INVIERNO: un agitador difícil.

WILLOW: la segunda oveja más taciturna del rebaño, cosa que nadie lamenta.

EL CARNERO DE GABRIEL: un macho muy raro.

FOSCO: se considera listo, y con razón.

Sin embargo, eso no supone para mí un aspecto negativo, puesto que no espero que una oveja sea profunda y con un comportamiento racional, por lo que si Mopple insiste continuamente en pastar y solo piensa en comida, no me sorprendre, sinó que lo atribuyo a su condición de oveja comilona y sonrío con ternura. Es verdad que las ovejas protagonistas experimentan una ligera evolución sencilla, ya que las aventuras que viven a través de la investigación les hacen ver el mundo de manera distinta.

Mi personaje favorito: Othello, el carnero negro de cuatro cuernos. Este es el único miembro del rebaño con un pasado que le da profundidad al personaje y condiciona su evolución y decisiones. Creo que por eso me ha gustado más que el resto, ya que veía más posibilidades de sorprender.
¿Y mi personaje favorito humano? George, aunque esté muerto desde el principio, siendo su asesinato el eje de la novela. A través de su rebaño y conversaciones que este oye entre los humanos, conocemos al amable pastor, con sus costumbres, su relación con las ovejas y con sus congéneres bípedos. Las ovejas lo aman tanto y luchan tanto por desenmascarar a su asesino que finalmente no puedes sino sentir su pérdida con gran dolor.

Un aspecto que destaco de la novela es el cura del pueblo, ya que las ovejas no comprenden el concepto de religión o fe, creen que se llama Dios, lo que lleva a algunas críticas sobre la religión, mencionadas por encima por las conclusiones que sacan las ovejas.

Zora es otra oveja que me ha gustado mucho, aunque su papel no sea determinante en la novela, tienen un carácter fuerte y sus reflexiones son profundas y distintas al resto del rebaño. Los pensamientos de esta oveja han sido mis favoritos.

Tengo que añadir que hay partes en las que se insiste demasiado en un mismo tema y se puede hacer un poco repetitivo, pero en general he disfrutado el libro y lo recomiendo como lectura amena. Además las descripciones que hace la autora del lugar, de las ovejas, de las personas… son maravillosas.

Cita que destaco:
Durante la noche, las hadas habían estado bailando en la hierba y dejado miles de gotas de agua. El mar lucía sus mejores galas: azul, claro y liso, y en el cielo se veían nubéculas lanosas. Según la leyenda, esas nubes eran ovejas que un buen día se habían aventurado más allá del acantilado, ovejas elegidas que seguían pastando en el cielo y nunca eran esquiladas. En cualquier caso, eran una buena señal.

En resumen, una novela original y divertida que revoluciona la novela negra, si es que se puede incluir en ese género.


VALORACIÓN


¿Lo habéis leído o queréis hacerlo? ¿Qué opináis?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s