52 Retos·Marina·Relatos

#42 Protocolo silencio

Escribe una historia acerca de un personaje que perdió algo importante.

Esta historia está inspirada en el vídeo Protocolo silencio de omglobalnews. El vídeo me fascinó y no he podido evitar escribir un relato sobre el mismo, así que os recomiendo que lo veáis primero. ¡Espero que os guste tanto como a mí!



El protocolo silencio empezó hace cinco años. Desde entonces las bocinas han sonado sin interrupción, obligándonos a todos a usar los cascos aislantes de sonido de Global Sound Ecosystems. Es la única manera legal de dejar de oír, una medida del gobierno que privatiza el silencio y ofrece el monopolio del mismo a esta empresa.
Hay rumores de que existe una droga capaz de volverte sordo, de huir. Nunca he conocido a nadie que la haya usado, ni que haya visto a alguien usarla; todas las historias son sobre conocidos de conocidos. ¿Sería capaz de tragarme esa pastilla si llegara a encontrarla? Lo dudo, me encerrarían. Y, sin embargo, finjo estar sorda con los cascos, incapaz de soportar ni por un instante la señal continua de audio.
Dicen que a las nuevas generaciones no les molestará, se habrán gestado con ella y formará parte de su entorno. Como solía serlo para nosotros los grillos de verano, la lluvia o los coches. Entonces aumentarán el volumen, cambiarán el tono, la frecuencia, que sé yo, aún no lo han decidido.
Los cascos aún son caros, pero un imprescindible en cualquier casa. Más importantes que la luz y el agua. A veces me pregunto si pueden leernos la mente a través de los cascos, si escuchan nuestras conversaciones o llevan una cámara incorporada. Conozco a gente que ha despotricado contra la empresa, que ha roto sus cascos, presa de la rabia y ha empezado a usar métodos ilegales. Fueron capturados de inmediato. No sé qué les hacen. Prisión supongo. He oído que los encierran y les obligan a escuchar la bocina, que emite sonido intermitente y cambia la intensidad cada hora. Se vuelven locos. Rumores para meternos miedo. Torturar a los presos aún no es legal, creo.
Me gustaría hablar con la gente, echo de menos las conversaciones. Ahora es imposible. Hace cuatro años y tres meses que no charlo propiamente con nadie. Lo intenté al principio, pero era tan difícil hacerse entender y estar gritando todo el rato que desistí. Todos desistimos. Dicen que pronto los cascos tendrán llamada incorporada, por lo que recuperaremos el habla. ¿De qué hablaremos? Ya no estamos acostumbrados, ya no lo necesitamos. Y a la vez, lo queremos tanto. Daría mi brazo derecho por sentarme en una sala con alguien y solo oírle hablar. No necesito contestar, solo quiero oír voces y nada más. Silencio. Silencio real. Silencio como el de una noche de verano: grillos, la brisa, un búho en una rama, las hojas que se mecen, el aleteo de un murciélago; a lo lejos un coche ronronea hacia su destino, en una casa cercana una familia juega a cartas. No hay bocina. Nada se me clava en los oídos ni me aprieta las orejas. Puedo oír. Realmente oír. Un silencio cargado de matices.
Ya estoy llorando otra vez. Cinco años y aún me desespero. Aún me molesto en ir a las manifestaciones y en ser golpeada por pelotas de goma. Sin éxito. Sin más consecuencia que la represión y la subida del precio de los cascos. ¿Acabará algún día? No lo parece.
Me quito los cascos. Mis orejas respiran, aliviadas, solo un instante, en seguida se irritan y piden a gritos que alguien acabe con la horrible sirena. No les hago caso y enciendo el viejo reproductor de música. Subo y subo el volumen hasta ahogar la bocina, hasta sentir que mis tímpanos van a estallar. Y sonrío. Ni siquiera oigo las fuertes pisadas de botas militares que me rodean en un santiamén, me da igual. Saco la pistola que tanto me ha costado conseguir, la presiono contra la sien derecha y antes de que puedan reaccionar aprieto el gatillo.

Eterno silencio, llévame.  
Marina R. Parpal

6 comentarios sobre “#42 Protocolo silencio

  1. Eh, ¿que decir? Me encantó el relato, desde mi punto de vista creo que escribes muy bien y me gustó mucho la historia. Yo soy fan de omglobalnews y el vídeo me había fascinado y tenía ganas leer algo que tuviera que ver, quería que siguiera la historia, vamos. Muchas gracias por el relato y sigue así ��

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s