Divagaciones

Las ventajas de ser un lector

“Leer literatura de calidad, se ha demostrado desde siempre, nos engrandece y mejora como seres humanos.”

Toda la vida nos han dicho que leer es bueno para nosotros, y ya nos ha ido bien porque nos apasiona la lectura, ¿pero hasta qué punto es cierta esta afirmación? Aquí os traemos tan solo algunas de las ventajas que ofrece este arte:

1. Aumenta nuestro vocabulario: dicen que una novela debe tener entre 60.000 y 200.000 palabras, con lo que hay vocabulario de sobras para que podamos aprender y retener. Y si leemos en otro idioma, incluso mejor, porque también interiorizaremos estructuras del idioma, por ejemplo.

Según un artículo de la revista Reading Psychology, “cada dos o tres años que pasamos durante la infancia sin lecturas veraniegas implican perder al menos un año de aprendizaje”. Incluso se dice (en otro artículo similar, esta vez de la Universidad Johns Hopkins) que “los efectos acumulativos de no leer en la infancia se notan incluso durante la secundaria y en la universidad”.

2. Reduce el estrés:al introducirnos de lleno en una lectura nos abstraemos por completo, dejando nuestros problemas y preocupaciones en el mundo real. El hecho de leer reduce el latido del corazón y la presión muscular, llegando a reducir en tan solo 6 minutos un 60% el estrés. Y ya sabemos lo malo que es el estrés (¿quién no lo ha vivido alguna vez en sus propias carnes?), que puede originar o empeorar algunas dolencias neurológicas, como trastornos del sueño, cefaleas o epilepsias.

3. Favorece la concentración: el ser humano es un animal despistado, que se distrae con cualquier nuevo estímulo que se le presenta. Esto era muy útil para nuestros antepasados, porque al estar atentos podían descubrir comida o depredadores, de modo que luchamos contra nuestra naturaleza al concentrarnos de éste modo. ¡Hagamos frente a esa mosca tan simpática que se acaba de apoyar en la ventana!

4. Estimula el cerebro: el término “reserva cognitiva” se refiere a la habilidad que puede tener nuestro cerebro de adaptarse a cambios causados por la edad o patologías determinadas. Bien, pues estáis de suerte lectores: la lectura y la escritura pueden aumentar esta reserva. También fortalece las conexiones neuronales y estimula la actividad cerebral. Al leer hacemos muchas cosas a la vez, aparte de imaginar todo lo que está ocurriendo, llorar por algún personaje muerto (esto beneficia a la empatía) también ordenamos las ideas, interrelacionamos conceptos y ejercitamos la memoria.

La lectura, se sabe desde hace años, estimula las áreas del cerebro que se relacionan con el lenguaje, como el Área de Broca o la de Wernicke. Pues gracias a un estudio publicado en la revista NeuroImage se ha podido descubrir que llega incluso más lejos. Éste estudio consistía en que los participantes debían leer unas palabras seleccionadas mientras se les hacía una resonancia magnética funcional del cerebro. Y se descubrió que, al leer palabras que se relacionan con olores, como “perfume”, el córtex olfatorio primario se iluminaba. Pasaba lo mismo con metáforas relacionadas con el tacto y las áreas que codifican éste sentido.

Los lectores tenemos más materia y gris y neuronas, y esto no se limita solo a las áreas del cerebro que se encargan de la lectura, como hemos visto antes. Incluso se demostró en un estudio de la Universidad Católica Portuguesa en el que se comparaban los cerebros de lectores con personas analfabetas, que los analfabetos oyen peor. 


Como podéis ver, ser lector tiene grandes ventajas, aunque supongo que ya disfrutáis de la lectura de por sí. Y esto solo han sido algunas ventajas fisiológicas, porque podríamos pasar horas hablando de lo que le hace a nuestra mente: empatía, imaginación, pensamiento crítico…

Y para acabar, os dejo con una cita que resume toda la entrada:


“La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo.” Joseph Addison




Aquí podéis encontrar los artículos de donde he sacado la información:


New York Time: Your brain on fiction




2 comentarios sobre “Las ventajas de ser un lector

  1. Creo haber leído alguna vez lo de que leer estimula otras partes del cerebro pero no sabía hasta qué punto. Lo del estrés ya lo veo un poco más relativo. Si estoy muy estresada no quiero leer según qué libros porque siento que no los voy a disfrutar tanto, pero supongo que eso ya depende del tipo de lectura que elija cada uno. Genial esta pequeña investigación. Besos ^^

    Me gusta

  2. ¡Gracias! La verdad es que todo el tema de la neurología me parece muy interesante, igual me acabo dedicando a ello ajajaj. Y supongo que se referirán al estrés “normal”, después de un día cansado o algo por el estilo. Por ejemplo, yo no puedo leer libros en época de exámenes, se me hacen todos muy pesados, así que me limito a las novelas gráficas.
    ¡Un saludo! 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s