Reseñas

La pell en flames #Guillem Clua

FITXA TÈCNICA

Títol original: La pell en flames
Autor: Guillem Clua
Any de publicació: 2005
Pàgines: 95
ISBN:  9788429756098


SINOPSIS

A La pell en flames, un fotògraf torna per primer cop al país del tercer món on fa vint anys va captar la imatge que el va fer famós. Allà l’espera una terra erma i assolada per la guerra, i també una periodista que oculta un secret esfereïdor. El seu encontre fa palès que una simple foto pot canviar per sempre la vida de les persones que hi estan implicades, tant la de qui va mostrar la cara com la de qui es trobava darrere de l’objectiu en el moment de disparar. En aquest encontre també s’evidencia que aquella fotografia va modificar la història d’un país sencer mentre en un altre de ben llunyà es convertia només en una icona barata estampada en samarretes postmodernes; que la seva difusió va representar la fortuna per a alguns i, potser, la desgràcia per a altres… i que, en qualsevol cas, ningú no recorda els milers de persones que van haver de morir perquè aquesta fotografia existís.



RESSENYA

TRAMA
Tota l’obra es desenvolupa mitjançant dos històries diferents al mateix escenari que s’enllacen de diferents maneres, i al propi guió estan disposats les dos converses amb diferent marge, per a poder-les distingir. Ha de ser molt interessant veure aquesta obra en directe perquè, tot i que els personatges de les dos histories no són conscients dels altres, a vegades miren al mateix lloc, diuen les mateixes frases, es col·loquen quasi a punt de tocar-se… I descobrir la relació entre les histories és un dels punts forts d’aquesta obra.
A la trama principal en Frederic (el fotògraf del què ens parla la sinopsi) és entrevistat per la Hanna, degut a un premi molt important que li han de donar per la fotografia que va fer vint anys enrere. El País (del que en cap moment sabem el nom) ara està en un moment de pau, tot i que els seus habitants visquin en una dictadura, i la Hanna treballa per a l’únic diari que no ha sigut clausurat. Ambdós començaran a parlar i nosaltres anirem descobrint de mica en mica el seu passat, el que va significar aquella fotografia per a cadascun d’ells…
La Hanna és el personatge més interessant, ja des del primer moment, pràcticament, sabem que té una pistola a la seva bossa, i no queden clares les seves intencions respecte a Frederic fins al final. És un personatge complex i molt gris, que està en un perill continu de ser empresonada o pitjor només pel fe de pertànyer a aquest País.

La fotografia (que em va recordar tota l’estona a aquesta) és un dels elements més importants, que està present tota l’estona, i en ella es veu com una nena surt volant per l’impacte d’una bomba al seu costat. Al seu moment va representar un símbol en contra de la guerra, el que la va convertir en estampat de samarretes i gorres (com l’imatge del Che, la qual esmenten). Per a cada personatge aquesta foto va significar una cosa diferent, i va canviar les seves vides dràsticament.

A l’altra història estan Ida, l’únic personatge amb accent de l’obra, però que no ens permet identificar el País (com diu una nota al principi) i Brown, un doctor sense escrúpols. Tot i que aquesta trama no és tan important com la primera, és molt més fosca. La Ida és una pobra mare amb una filla malalta que farà tot lo possible per ella, inclús relacionar-se amb un personatge tan menyspreable com el Brown, que només l’està utilitzant. Al principi creia que aquesta trama era més aviat per omplir, però a mesura que va passat el temps te n’adones que tot està allí per alguna cosa. Les relacions entre les histories són subtils, però quan les descobreixes tota l’obra adquireix una nova profunditat.

Aquesta obra tracta de molts temes, com la guerra i al dictadura ja esmentats, la llibertat d’expressió (o la falta d’ella per part del govern totalitari del País)…

TESTS

Al haver-hi només dos noies, i que a més no interaccionen entre si, no compleix pràcticament cap dels tests. L’únic que sí que ho fa és el de la “lampara sexy”, que diu que els personatges femenins no es poden canviar per aquest objecte. A la Hanna és impossible canviar-la, té un pes a l’obra molt important, mentre que la Ida no ho tinc tant clar. El Brown l’utilitza com si fos un objecte, però ella té una motivació molt clara i és una de les peces clau per a entendre bé el final, per tant també diria que el passa.

OPINIÓ PERSONAL
Com podeu suposar, m’ha encantat aquesta obra. N’he estat llegint foraquest últim mes (a la nostra companyia estem buscant l’obra que interpretarem l’any que ve) i de les 9 que he llegit, aquesta ha sigut la meva preferida.
És molt intensa en tot moment, t’atrapa i ja no et deixa anar fins al final. M’hagués encantat veure-la en directe, així que si algú sap on es fa, li agrairia molt.
El dramaturg va aconseguir el premi Ciutat d’Alcoi 2004 amb aquest guió, i el té més que merescut.

Amb només quatre personatges i un únic escenari, aquesta obra aconsegueix sorprendre i emocionar a tot aquell que la llegeix o, si té sort, la pot veure en directe.
VALORACIÓ




¿La coneixíeu? ¿L’heu pogut veure? ¿Què en penseu?
52 Retos·Relatos

#47 Ánima

Elige una letra del alfabeto (he escogido la “a”). Encuentra 5 elementos de tu habitación que comiencen por esa letra y escribe un relato sobre alguien que intenta escapar usándolos, al más puro estilo MacGyver.
Contó mentalmente los segundos, preparándose para salir de su cuerpo. Todas las luces se apagaron a la vez, permitiéndole sacar su alma y proyectarla hacia el exterior de la habitación. Allí fuera se dirigió a la enfermería, donde se encontraba el cuerpo inconsciente de Dani. Las luces se encendieron de nuevo y el monitor que había en el cabecero del camastro indicaba que todo estaba bien, así que fue al despacho de la jefa de seguridad. Por el camino vio a un par de guardias corriendo hacia su propia celda, donde solo la encontrarían a ella durmiendo, con los rizos rubios tapándole la cara, sin sospechar lo que estaba ocurriendo. Dani siempre le decía que se parecía mucho a su madre, que tenía el pelo igual que ella. Incluso tenían el color de los ojos parecidos, aunque los de su madre eran más claros.
Atravesó la pared del despacho y vio a Arlandria sentada mientras leía unos informes. Ahora llegaba la parte más complicada: debía entrar en su cuerpo, pero ella había sido entrenada para evitar que ocurriera esto. Había repasado incontables veces el plan con Dani, pero nunca habían decidido qué era lo mejor para romper las barreras de su mente, no sabían lo que había en la habitación. Miró a su alrededor y lo único que vio fueron una estantería llena de libros y álbumes y un gran equipo de música antiguo. “Así que de aquí sale la música de cada mañana, ¿eh?” pensó Helena.
Entró en la estantería y empezó a mirar las fotos de los álbumes, hasta que encontró una en la que aparecía Arlandria de pequeña (la heterocromía la delataba) con un hombre que suponía debía ser su padre. Empujó suavemente el álbum hasta hacerlo caer, pero que pareciera un accidente fortuito. Arlandria se sobresaltó y uno de los papeles que tenía en la mano acabó al lado del álbum. Se agachó para coger ambos y los dejó en la mesa. Iba a devolver el álbum a su sitio cuando vio el dibujo de la portada, hecho por ella cuando tenía solo cinco años. Se volvió a sentar en la butaca y abrió el álbum, pasando las páginas y recordando su infancia. Al llegar a la foto con su padre, una lágrima se le formó en la comisura del ojo, y se la limpió antes de que pudiera caer. Helena aprovechó que estaba distraída para encender el equipo de música y subir el volumen al máximo*. Arlandria se llevó las manos a las orejas y antes de que pudiera levantarse otro álbum le golpeó en la sien, dejándola medio aturdida.  Helena voló hacia ella, y consiguió entrar en su cuerpo. Con suavidad, movió las manos de un lado a otro, para comprobar que controlaba del todo el cuerpo. Se levantó y avanzó a trompicones hacia la puerta. Le costaba coordinarse, pero al menos había podido hacerse con el “botín”. 
Fue a la sala de seguridad, desde donde desactivó todos los mecanismos de seguridad, escaneándose el ojo derecho, el verde. Apartó al hombre inconsciente en la silla y miró a través de las cámaras: la enfermería estaba vacía y el armario de las armas estaba abierto de par en par. Dani había hecho un buen trabajo. Él podía partir su alma en dos trozos independientes, de alguna manera, y mientras una se quedaba en su cuerpo, fingiendo que se encontraba mal para que le llevaran a la enfermería, la otra había conseguido apagar las luces el tiempo suficiente para dejar que ella pudiera escapar de su cuerpo y salir de la celda. Fue al armario y cogió un par de pistolas. Se guardó una en el cinto y otra en la bota derecha y fue hacia su celda. Empujó la puerta, que estaba abierta, y se cogió a sí misma en brazos. Sintió un escalofrío al tocarse desde otro cuerpo, era la primera vez que lo hacía y no quería hacerlo demasiado tiempo, si era posible. 
Salió corriendo hacia el pasillo principal, pero antes se paró un momento ante la puerta que había a su derecha. Allí había sido donde les habían hecho todos esos experimentos a los dos, para comprobar hasta qué punto podían controlar sus almas. Había pasado muchas horas allí encerrada, moviendo objetos y controlando a otras personas. Pero lo peor habían sido las agujas y los cascos eléctricos. Si no hacían lo que el doctor Trelos, les ponían una especie de casco, una “jaula”, como ellos lo llamaban, que te devolvía a tu cuerpo. Según había podido enterarse a través de un hombre al que había poseído, estaban intentando estimular su glándula pineal, la que se suponía que le daba esa capacidad debido a una mutación o algo por el estilo. Y con la “jaula” podían anular las ondas cerebrales que les permitían separar su ser en dos.
Siguió su camino y cuando llegó a la esquina se paró y miró a ambos lados en busca de algún guardia. Pero en vez de eso se encontró con el doctor apuntándole a la cabeza a Dani. El niño tenía una “jaula” en la cabeza. Helena dejó su propio cuerpo en el suelo y desenfundó la pistola que llevaba en el cinto.
-Oh vamos, Helena, suelta esa pistola si no quieres que dispare a tu amiguito.
-Los dos sabemos que no dispararas, Dani es demasiado valioso.
-Tienes razón -el doctor dejó de apuntar la cabeza del niño y en vez de eso disparó al cuerpo de Helena en la pierna-.
Aun estando en otro cuerpo notó el ardor que desprendía su muslo, que casi le arrastró el alma de vuelta.
-Eso solo te dejará coja un tiempo, si he disparado bien, pero el siguiente puede ir a la cabeza. Suelta el arma.
Ella lo hizo con cuidado y la alejó de una patada.
-Muy bien. Ahora cógete a ti misma y vuelve a tu celda. Dani, síguela.
Empujó al niño e hizo que fueran los dos delante, para tener una buena perspectiva de ambos por si volvían a rebelarse. Se fijó en que Arlandria iba cojeando y pensó que sería interesante investigar este hecho. Y sin que él lo viera Helena le hizo una señal con la cabeza a Dani, indicándole el pie derecho. Cuando los dos prisioneros giraron la esquina, el doctor los siguió rápido para no perderlos de vista, pero el chico ya había cogido la pistola de la pernera y le apuntaba.
-Dani, por fa…
La bala se le quedó en el estómago, que empezó a sangrar. El doctor soltó su pistola y cayó al suelo, intentando tapar la hemorragia con sus manos temblorosas. Dani se lanzó hacia la pistola del doctor y volvió con su amiga. Helena se estaba agarrando la rodilla con las manos mientras Arlandria empezaba a recuperarse. Antes de que pudiera despertarse del todo, Dani le golpeó con la pistola en la cabeza y la dejó inconsciente otra vez. Intentó ayudar a Helena a levantarse, pero esta le apartó con suavidad y se apoyó contra la pared. Sin saber muy bien cómo funcionaba, consiguió quitarle la “jaula” a Dani de la cabeza.
-Dani -Helena le acarició el pelo y subió el tono de voz, por los gritos que hacía el doctor a escasos metros-, con la pierna así no puedo irme contigo. Sé que habíamos planeado esto juntos, pero tendrás que hacerlo tú solo a partir de aquí.
-Pero…
-Déjame acabar. Cógele la tarjeta de seguridad a Arlandria del bolsillo izquierdo, no sabemos cuándo volverá a funcionar bien el sistema. Con ella podrás abrir la puerta de fuera. Y si no te encuentras a ningún guardia después podrás salir de aquí. Llévate la pistola por si acaso. Y, sobre todo, cuando salgas no vuelvas con tu madre. Seguro que estos cabrones la estarán vigilando.
El niño hizo lo que le pedía y se quedó mirándola, sin saber qué decir. Helena vio lo asustado que estaba y le abrazó.
-Vamos, Dani, confío en ti.
El niño se fue corriendo, sin decir adiós, y Helena cogió la pistola que había tirado antes. Se apoyó contra la pared a la espera de que volvieran los guardias.

La delgada mujer se sentó delante del niño, mirándole mientras cenaba. 

-¿Está buena la sopa, cielo?
-Mucho, mamá.
Cuando acabó, la mujer dejó el plato en el fregadero, que ya acumulaba una pila considerable. El niño se lavó lo dientes y fue a la cama, donde le esperaba la mujer. Allí le cantó una vieja canción sobre la primavera, mientras él le acariciaba la melena rubia y rizada. Cuando se quedó dormido, la mujer siguió mirándole con sus ojos azules rodeados de ojeras. Llevaba tres días sin comer ni dormir, desde que se encontró a aquel niño en pijama por la calle y dejó de poder controlar su propio cuerpo.

*Con esto quería referirme a “audio“, para así cumplir el reto.

Guillermo Domínguez
Marina·Relatos

Para mi obsesión

Te observaba cada mañana, eras mi rutina. En la cocina silbaba la tetera y yo siempre me sorprendía, atenta a tus movimientos en la calle de frente. Te levantabas y te duchabas –lo adivinaba por la toalla en tu cabeza- y salías a coger el periódico. Recogías el ramo de flores de la entrada, siempre mirando alrededor, buscando un remitente que nunca se mostraba. ¿Acaso había una sonrisa en tu rostro?
Jugueteabas con los pétalos, a veces rosas, a veces violetas, antes de coger el periódico y las cartas del buzón. Entrabas de nuevo y por un instante te perdía, hasta que aparecías de nuevo en la ventana del comedor, sustituyendo en el jarrón el ramo del día anterior. Fascinada, me quedaba prendada de tu elegancia, tu vida alegre y despreocupada, tan lejana de la mía a pesar de la corta distancia que separaba nuestras casas. Los niños me reclamaban entonces y ya no podía posponer la hora del desayuno. Oliendo a tostadas recién hechas y a té de jazmín, abandonaba unos minutos tu rutina para ahogarme en la mía e incluso sentía que una leve ansiedad me carcomía, deseando volver a mi voyerismo. Rápidamente engullía las tostadas, me bebía el té aún demasiado caliente y volvía a la ventana de la cocina. Estabas ahí. Suspiraba, sabiendo que mi ansía era infundada, parte ya de la rutina del día a día. Caminabas ahora escaleras arriba y reaparecías en la ventana abierta del dormitorio y entonces sucedía aquello que me turbaba y excitaba a un mismo tiempo. Abrías tu bata y te quitabas el pijama. Desnuda, inmune a mi mirada avergonzada pero hipnotizada por ese cuerpo joven, te vestías para ir a trabajar. Admiraba tu figura, sin la huella de la maternidad, esbelta y rosada. Desviando finalmente la vista y atendiendo a los niños, los despedía con un beso y una bolsa con el almuerzo y volvía a la ventana. Ignorante a lo importante que eras para mi rutina, tú seguías con la tuya. Agarrabas el bolso y la chaqueta y salías por la puerta, siempre sin verme.
Marina R. Parpal

¿Has encontrado el mensaje oculto en la carta?
Proceso·Relatos

Capítulo 3: Thule o Dejar que la imaginación gane terreno

Estaremos todos de acuerdo en que las historias no se escriben solas, ¿no? Si a vosotros sí por favor decidme cómo lo hacéis. Y no vale hacer el truco de Stephen King de estar tan borracho y drogado que después te despiertas con un best-seller entre tus brazos y no te acuerdas de haberlo escrito (esto le pasó con Cujo).
Pero aquellos que lleváis un tiempo con esto de escribir también coincidiréis conmigo que a veces SÍ se escriben solas. Hay ocasiones en las que tus manos se empiezan a mover por arte de magia y te aparecen tramas de la nada o personajes nuevos o los que ya habías creado hacen cosas que no sabías que podían hacer. No puedo decir que me pase mucho, pero sí es verdad que hasta que no empiezo a escribir me cuesta mucho pensar qué va a ocurrir en mis relatos. No es hasta que ya hay algunas líneas sobre el papel que la imaginación empieza a funcionar y a veces incluso tengo que parar para apuntar todo lo que se me ha ocurrido. (Como contrapartida a esto hay relatos en los que he tenido que parar a apuntarlo todo y que después cuando acababa no me apetecía escribir más y dejaba el relato tirado durante meses.)
Un ejemplo de esto fue la profesora Shipp (un burdo intento de ponerle el apellido “Barquero” de un profesor de mi infancia sin que se notara de donde venía), de Thule. Este relato es de esos que os hablé en el primer Proceso, que llevaba con la idea en mente muchos años. Lo empecé varias veces sin que ninguna me convenciera y al final lo dejé reposar. Y volvió hace poco para formar parte de los retos de El Libro del Escritor. Pues cuando empecé a escribir este relato, sin que mi mente siquiera pensara en ningún profesor, apareció esta mujer, que aunque no aporta demasiado, queda muy bonita en la historia.
Como conclusión (sí, tranquilos, que ya llegamos) os quería decir aquello que ya habréis leído muchas veces. “La inspiración te tiene que ver trabajando.” Si no sabes por dónde va a ir tu historia escríbela hasta donde tengas pensado y deja que sea ella la que decida su propio camino. Con esto no quiero decir que dejéis de lado toda planificación, pero es que yo soy más de brújula que de mapa. Y sí, vuelvo a lo que ya dije el primer día: escribe. Estos “procesos” no son más que una excusa para motivaros (y por consiguiente a mí mismo) a escribir. Deja que los pensamientos fluyan y se esculpan sobre el papel. Y déjales respirar de vez en cuando, aflójales las cadenas y que salgan a jugar, nunca sabes lo que pueden traer de vuelta.
52 Retos·Relatos

#18 Pulso

Escribe un relato que involucre agua como elemento relevante de la historia.

https://www.iradeo.com/station/embed/142983La primera vez que oyó ese sonido estaba en el gimnasio, por lo que creyó que no eran más que sus propias pulsaciones. Bajó de la elíptica lleno de sudor y fue a la piscina, donde nadó sin parar. Siempre le había gustado el agua y desde hacía un tiempo se había convertido prácticamente en una obsesión. Cuando acabó una serie de largos se puso a flotar y todas las preocupaciones de la semana desaparecieron. Se duchó y salió del edificio oyendo todavía aquel ruido, pero no le dio mayor importancia y cuando subió a su coche lo silenció con la música. No le gustaba ir al gimnasio en coche (él había criticado siempre a la gente que lo hacía), pero desde su accidente con la bicicleta hacía unos meses intentaba evitar el asfalto sin la protección de un automóvil. Había estado a punto de morir atropellado por un coche de camino al trabajo, lo que Amanda le había advertido siempre que ocurriría tarde o temprano. Estuvo dos días inconsciente, en los que Amanda no se separó ni un momento de su lado. Al despertar le dijeron que todo había ocurrido a causa de la muerte de una chica unas calles mas abajo. Un camión la había atropellado y había acabado sobre la parada de autobús, retrasándolo y haciendo que chocara más tarde contra él. Una serie de catastróficos eventos.

-¿Cómo estás? -su mujer le esperaba en la mesa con un plato, mientras vigilaba el horno donde se cocinaba el segundo-.

-Mejor. La piscina me ha ayudado mucho a despejarme. Aunque no dejo de oír una especie de latido todo el rato.

-Tranquilo, ya verás como no es nada. Yo también oigo a niños jugar de vez en cuando. Ahora siéntate mientras te pongo la cena.

Amanda trabajaba de profesora de catequesis en la iglesia del pueblo y se le daban muy bien los niños. Continuamente le rezaba a Dios para que les concediera a ellos uno, sin éxito alguno. Ese bebé parecía que nunca formaría parte de su familia. Cenaron tomando una copa de vino y se fueron a dormir enseguida.

Al día siguiente, Alfonso fue a trabajar en su coche y estuvo atendiendo a pacientes toda la mañana. Poco antes del mediodía apareció su ayudante con unos papeles en la mano.

-Dr. Reig, le acaban de enviar una carta los padres de la paciente del martes. Dicen que van a denunciar al hospital por negligencia médica. ¿Quiere que avise al director?

-Tranquila, ya me encargo yo de todo.

Les escribió una carta explicándoles los riesgos de la operación de su hija, a la cual ya había comentado el bajo porcentaje de éxito. Se había pasado todo el día oyendo aquel ritmo y en ese momento pareció aumentar el volumen. Esto le hizo creer que se debía al sentimiento de culpa por la muerte de la paciente, como si de un relato de Poe se tratara, así que concertó cita con su psicólogo para el lunes siguiente.

Esa tarde, en el gimnasio, únicamente fue a la piscina. Se limitó a flotar, dejando que los pensamientos fluyeran junto al agua y se disolvieran. Parecía que solo se sentía libre cuando estaba en contacto con el agua. Salió antes de allí y se dirigió al piso de Olivia. Allí pasó el resto de la tarde en su cama y se fue antes de que el reloj marcara las 8, no sin antes decir “te quiero” y que estuviera tranquila, que dentro de poco dejaría a su mujer y se iría a vivir con ella. Esa noche los latidos no le dejaron dormir hasta bien entrada la madrugada.

Unas manos frías le tocaron suavemente la espalda. Se encontraba en posición fetal y, aunque en ese momento el pulgar descansaba sobre la sabana, lo encontró húmedo como si lo hubiera utilizado de chupete. Amanda le susurró que se estaba haciendo tarde, y que tenía café en la cocina. Esa mañana, en quirófano, notó como sus sentidos le estaban jugando una mala pasada debido a la falta de sueño, de modo que dejó a su residente hacer todo el trabajo. Salió de la sala de operaciones y le dio un puñetazo a la pared, sin que esto acabará con los sonidos que oía en su cabeza.

Ese fin de semana hizo lo posible por ahuyentar a sus fantasmas: ni el cansancio ni las pastillas para dormir surgieron efecto. El domingo fue con Amanda a misa y él se quedó un rato más para rezar a solas. Le pidió a Dios que se deshiciera de su tortura, aunque sabía que Él no le ayudaría. No era ningún santo. Esa noche salió al balcón a fumar, a pesar de que hacía dos años que lo había dejado. Amanda le sorprendió y le pidió que lo apagara, recordándole que él se lo había prometido.

-Está bien. Cuando acabe este lo volveré a dejar. Ahora vete a la cama, Olivia.

-¿Perdona?

-Lo siento mucho, Amanda, ha sido solo un lapsus. Olivia era la paciente del otro día, la que murió. Ahora vuelve a la cama.

Amanda lo miró con recelo y, tras mirarle a los ojos unos segundos, le hizo caso. Cuando la acompañó consiguió dormir un poco, pero en cuanto se levantó encontró a Amanda rebuscando entre sus archivos. Los historiales formaban una alfombra en el suelo y en el medio se encontraba Amanda, con la cara roja de rabia. La cruz que normalmente se escondía entre sus pechos había decidido salir y lo miraba amenazante. Pocas veces la había visto de esta manera y menos aún con esa mirada de furia que iba dirigida a él.

-Sabía que esa chica no se llamaba Olivia -dijo mientras le lanzaba su historial clínico a la cara-. Ahora, ¿quieres decirme quién es esa?

Intentó cambiar de tema, pero ante el enfado y la insistencia de su mujer acabó confesándolo todo. Ella se puso a llorar y le gritó que se fuera de su casa.

Dejó sus cosas en el piso de Olivia, que estaba encantada, y fue a trabajar exhausto. Al llegar allí su secretaria le explicó que el chico al que había operado el viernes acababa de sufrir otro infarto. Héctor, su residente, fue a decirle que lo sentía, aunque no podía culparle por algo de lo que él era responsable.

Le explicó todo a su psicólogo, que culpó al estrés reciente como causa de los latidos. A fin de cuentas, se le acababa de morir un paciente, eso es algo que cuesta hacer que desparezca de la mente, por mucha experiencia que se tenga, le dijo. Le aconsejó que no se dejara llevar por la culpa y que intentara arreglar sus problemas con calma. También le dijo que fuera a hablar con los padres de la chica, a fin de aliviar la culpa.

Cuando llegó a casa de Olivia le hizo el amor. Al acabar ella no dejó de besarlo y de decirle que le quería.

-Por fin nos hemos quitado a esa zorra de encima.

La abofeteó y justo después le pidió perdón. Se sentía completamente avergonzado, nunca había hecho nada parecido. Acusó a todas sus preocupaciones, que le hacían estar al borde de los nervios continuamente. Ella aceptó sus disculpas, pero al acostarse notó que se había distanciado.

Al día siguiente habló con los padres de Alba, la chica que había muerto en la mesa de operaciones. Tenía solo 23 años y una extraña enfermedad coronaria que la había perseguido toda su vida y había acabado finalmente con ella. Alfonso no paró de disculparse. “Parece que es lo único que sé hacer últimamente” pensó. Pero aquellos latidos no le abandonaron en ningún momento.

Se fue antes del hospital y fue a la iglesia, donde esperaba encontrar a su mujer. El párroco le dijo que no había parecido en todo el día y que seguramente estaría dando de comer a los pobres, como solía hacer los martes. Decidió quedarse allí y se puso a rezar.

Normalmente empezaba dándole las gracias por todo, sobre todo por haberle salvado de aquel accidente hacía ya casi tres meses. Pero esa vez fue al grano y le preguntó por el motivo de su miseria, de la cual su matrimonio había sido la primera víctima. Solo le quedaba un trabajo que ya no podía hacer y un Dios que no le escuchaba. Le culpó de todo, porque siempre es mejor eso que aceptar la culpa propia.

Salió de allí furioso y se dirigió directamente a la piscina. No creía que pudiera ayudarlo esta vez, pero quería intentarlo. Tras un par de largos empezó a marearse, a ver como todo daba vueltas a su alrededor. Intentó agarrarse a la escalera, se quedó a escasos centímetros de ella. Se estaba hundiendo. Gritó todo lo que pudo, haciendo que el agua entrara sin parar en sus pulmones. La oscuridad empezaba a rodearle, pero dejó de tener miedo, se sentía en calma. Cerró los ojos.

https://www.iradeo.com/station/embed/142984

Guillermo Domínguez
Recomendaciones

Recomendaciones teatrales: Thrillers psicológicos

Como supongo que sabéis, a los dos nos encanta el teatro y, como no habíamos hecho ninguna entrada hasta ahora, hemos decidido crear una nueva sección: Recomendaciones. ¡Esperemos que os gusten! Y para empezar con la sección os recomendamos algunos thrillers psicológicos que creemos que vale la pena leer/ver en directo:

  • Paraules encadenades (Palabras encadenadas), de Jordi Galceran: una mujer se despierta atada a una silla,  delante de una pantalla de televisión en la que aparece un hombre explicando que ha matado. Una historia de suspense que te atrapa desde el primer momento y no te soltará en mucho tiempo (miradnos a nosotros, que aún hablamos de ella). Para los que no podáis verla en directo, también hay una película del mismo título que está bien adaptada, aunque nada sustituye el tener a los actores delante. Dato: tuve la oportunidad (Guille) de interpretar un fragmento de la obra en el instituto, y me sigue maravillando desde entonces. Aquí os dejo una foto de la actuación (perdón por la mala calidad):

    • El método Grönholm, de Jordi Galceran también: cuatro desconocidos esperan en una sala a que les hagan una entrevista conjunta para un puesto de trabajo en la empresa sueca Dekia (guiño-guiño, codo-codo). Tendrán que ir haciendo “pruebas” para ver quién acaba con el puesto. Aunque no es tan potente como la anterior, también es muy interesante. Esta no la he visto en directo, pero me hicieron leer el libro en el instituto y me encantó. También hay película, El método, pero es bastante diferente al guión original.
    • La habitación de Verónica, de Ira Levin: una chica llamada Verónica se encuentra con una pareja de ancianos en un restaurante mientras está con su novio. Éstos le dicen que se parece mucho a Verónica, la hija fallecida de la mujer a la que cuidan. Ella acepta ir a la mansión para hablar con la madre, que está senil y a punto de morir. Es un thriller psicológico en toda regla, que no para de sorprender hasta el final, totalmente apoteósico.

    • Plastilina, de Marta Buchaca: basada en un caso real, está obra nos presenta a unos jóvenes que han cometido un crimen. Sin seguir un orden cronológico, nos muestra las consecuencias de sus actos y las relaciones entre los personajes. Es una obra muy dura (y más cuando sepáis el caso del que habla), en el que se intenta reflexionar sin dar respuestas a ninguna de las preguntas que lanza la autora. No sé exactamente qué género es, pero como psicológica es un rato, la meto en esta categoría. Dato: la representamos el año pasado con la compañía amateur en la que estamos y ¡fue un éxito! (Aquí tenéis la página de nuestra compañía de teatro, Hocus Pocus Teatre)

      52 Retos·Relatos

      #31 Pichopalo (Parte 2)

      Aquí está la primera parte.

      VIERNES
      No hace falta que se pregunte si su hermano está por allí, porque en cuanto su madre cierra la puerta empiezan los golpes. Axel le grita que se calme, pero nada cambia. Ya no es solo la puerta, todas las paredes parecen temblar ante los golpes de Nic. Su hermano incluso teme que los vecinos se presenten en la puerta para saber qué está pasando.
      Axel enciende el portátil para demostrarle a su hermano que aún está intentando ayudarle. Busca la dirección de Helena en Google Maps y ve que no está tan lejos, que podrá ir y volver antes de la hora de la comida, así sus padres no sabrán que se ha ido. Se viste y va hacia la puerta de casa, pero está cerrada y por mucho que lo intenta no se mueve, parece soldada al marco. Desiste y vuelve a su habitación, sin saber qué más hacer. Piensa en buscar a Helena en Internet, pero no sabe su apellido, por lo que apaga el portátil.
      -Nic, para ya. Dime qué es lo que quieres.
      Unos golpes suenan en la pared al lado de su cabeza, pero esto no significa nada para él. Busca algo con lo que comunicarse con él, pero nada sirve. Empaña el cristal del lavabo para que su hermano escriba algo, sin que haya señales de su presencia. Cansado, se va a comer y al encender el televisor este parece no reaccionar.
      -Gracias, hermano.
      Friega los platos y cuando vuelve a su habitación se la encuentra toda desordenada: papeles en el suelo, la silla sobre la cama y los juguetes de la estantería repartidos caóticamente en distintas posiciones. Lo único que parece intacto es el portátil y los libros que hay debajo.
      -Nic, estoy harto. ¡Déjame en paz!
      Empieza a recoger el desorden después de limpiarse las lágrimas y ningún golpe le molesta. Por la tarde vuelve a mirar, esta vez en la habitación de Nic, algo con lo que comunicarse con él. Se le ocurre que puede usar uno de sus posters para hacer una tabla de ouija improvisada, pero como sus padres le pillen se le caería el pelo. Va a salir de allí cuando ve que la puerta del armario está entornada, de forma casi imperceptible. Lo abre y desde lo alto cae una caja que se abre en el suelo, repartiendo todas las piezas, mostrando las letras que tienen dibujadas en una cara. Nic las recoge sonriendo, aunque en parte se maldice por no haber pensado en el Scrabble antes.
      Deja la habitación de su hermano como estaba y vuelve a la suya. Después de guardar el juego de mesa, mira el reloj y se da cuenta de que su madre no tardará en llegar. Cuando por fin llega se lo encuentra sentado en su habitación analizando una oración subordinada.
      -Seguro que has estado jugando y es la primera vez que abres un libro en todo el día.
      -¡Que no, mamá! Si llevo todo el día estudiando.
      -Bueno, bueno…

      SÁBADO
      Ese día lo pasa entero encerrado en su habitación. Mientras desayunan los tres juntos les dice a sus padres que no le molesten, que tiene que hacer y enviar una redacción muy importante antes de las seis. Sus padres le recriminan que ha tenido una semana entera para hacerla, pero él se excusa diciendo que sus compañeros se lo dijeron ayer por la noche y que su profesora está loca y demás. Deja el vaso en el fregadero y se encierra en su cuarto.
      Como no está seguro de que sus padres le vayan a dejar solo, pone la silla en la puerta para que les cueste abrirla y cierra la ventana para no oír el ruido de las obras y así escuchar a sus padres si se acercan.
      Levanta la tapa del Scrabble y con suavidad va dejando las piezas en el suelo. Espera un par de minutos sin que nada ocurra. De fondo se escucha la serie que están viendo sus padres, algo sobre el FBI, sin duda, y al menos se alivia sabiendo que no le molestarán en un rato.
      -Nic, ¿estás ahí? -susurra Axel, aguzando el oído-.
      Mientras mira alrededor, al acecho de alguna señal de su hermano, oye el suave rozar de las piezas de madera contra el suelo de parqué, lo que le produce un cosquilleo en el cuello y le hace girarse. Delante suyo se están moviendo las piezas, que forman un HOLA, y se alegra de por fin poder hablar con su hermano. Aunque prefiere que vaya al grano y se deje de saludos. Se le ocurren centenares de preguntas en unos pocos segundos y, ante la indecisión, se decanta por “¿Dónde estás?”. OTRO PLANO contestan las fichas. No entiende del todo las connotaciones de esa respuesta, pero al menos sabe que no le habla desde el cielo o el infierno. 
      -¿Qué quieres de mí?
      DESPEDIRME. Y en ese momento nota algo frío en su mejilla, y por primera vez se pregunta si la razón por la que había enfermado había sido ese frío…
      -¿Qué te pasó?
      NO LO SE. Ni siquiera él comprende lo que le había pasado… Creía que por fin descubriría el motivo de su muerte, aunque no pudiera constárselo a sus padres porque no le creerían. Antes de poder formular otra pregunta, las piezas empiezan a moverse solas en el suelo, HELENA.
      -¿Quieres que hable con ella?
      SI. VE A CASA. CUENTALE. TODO.
      -¿Y qué les digo a papá y mamá? Tengo que pensar una excusa.
      VE
      -Ya lo sé, tranquilo. Iré el lunes después de…
      NO. VE YA.
      -¡Nic, que no puedo ir así por las buenas! -sube la voz, que ahora es más que un susurro, pero espera que sus padres no lo hayan oído-.
      RAPIDO .
      -¿Por qué? ¿Qué prisa hay?
      ME PERSIGUEN. CAZADORES.
      -¿Quiénes son esos?
      VE YA.
      Las letras de VE YA se alzan uso centímetros en el aire y caen, haciendo más ruido del que deberían.
      -Para. Te estoy diciendo que iré.
      VE YA. VE YA. YA. YA. YA. Una y otra vez las letras golpean el parqué mientras Axel intenta cogerlas en el aire. Y cuando lo consigue todas las letras empiezan a hacer lo mismo, golpeándolo todo. 
      La puerta se abre detrás suyo, empujando la silla, y todas las piezas dejan de moverse.
      -¿Qué estás haciendo? -su padre entra en la habitación y la madre le sigue a escasos metros-.
      -Nada. Los deberes. Me acaban de decir que tengo que hacer una cosa con el Scrabble.
      -¿El qué? -su madre le mira incrédula, y al mirar la caja se da cuenta de dónde proviene ese juego-. ¿Y se puede saber por qué lo has cogido de la habitación de tu hermano? Sabes que no me gusta que entres ahí.
      -Pero… -se queda con la boca abierta sin decir nada más, porque está harto de mentir a sus padres-.
      Agacha la mirada y deja que su madre le meta la bronca. Recoge todas las letras desperdigadas por el suelo y devuelve el juego a su sitio. Está toda la tarde en su habitación, pero esta vez con la puerta abierta, sus padres le han prohibido cerrarla.
      DOMINGO
      Se despierta pronto, pero espera a que sus padres acaben de desayunar para salir de su habitación. Cuando ya ha acabado de hacer la cama les dice que ha quedado con unos amigos de clase, pero que no tardará mucho. Se va rápido, casi sin mirarlos, no soporta tener que mentirles otra vez.
      Tarda 10 minutos en llegar a casa de Helena, comprobando dos veces la dirección antes de llamar al timbre.
      -¿Sí? -la voz de una mujer responde desde el interfono-.
      -Soy amigo de Helena, ¿me deja pasar?
      Un zumbido avisa de que la puerta está abierta y sube por las escaleras. En el tercer piso una mujer le espera apoyada en el marco de la puerta, con un pañuelo en la cabeza.
      -¿Es usted la madre de Helena?
      -Sí. ¿Y se puede saber quién eres tú? No te había visto nunca.
      -Me llamo Axel, me gustaría hablar con su hija.
      La mujer le deja pasar y le lleva hasta el comedor. En el pasillo se acumulan bolsas de basura a los dos lados, dejando solo un poco de espacio para que quepan los pies.
      -No pongas esa cara, chico, es lo que hay. Mi ayudante viene solo los lunes.
      -Y Helena… ¿dónde está?
      -¿De verdad eres su amigo? Mi Helena desapareció, creía que tú sabrías algo de ella.
      -Me temo que no, lo siento…
      La mujer se sienta en una butaca del comedor y Axel se sienta en una silla de madera, lo más alejado de aquella mujer posible.
      -Y bien, ¿por qué has venido?
      -Quería hablar con su hija. En verdad era mi hermano quien la conocía y me ha pedido que hable con ella.
      -¿Y por qué no viene él?
      -Es complicado…
      Están un rato sin decir nada, Axel mirándose los pies, pensando en qué hacer. Su hermano muerto y su supuesta novia desaparecida, no podía ser coincidencia.
      -Bueno, chico, si vas a estar todo el día callado será mejor que te vayas. Estoy demasiado cansada como para estar de canguro.
      Axel se despide con rapidez, pidiéndole disculpas por molestarla, y abandona el edificio. Al volver a su casa sus padres están viendo una serie y, efectivamente, es sobre el FBI. Le preguntan cómo ha ido y con quién ha estado. 
      -Bien. Con los de siempre.
      Entra en su habitación y en el suelo, sin saber cómo han llegado hasta allí, unas letras de Scrabble juntan la palabra CAZADORES. En ese momento sabe que no volverá a hablar con su hermano.
      Guillermo Domínguez