Marina·Relatos

μνήμη

Este es el relato original, sin  cambios ni cortes que escribí para la escaleta que me tocó del #ProyectoRemolacha. Me olvidé de poner el título dentro del documento (yo soy así), pero era un guiño a los títulos inteligibles de Guille, ya que la escaleta era suya.
Las manos le sudan horrores. Ha sido idea suya pero le empiezan a asaltar las dudas. ¿Y si funciona? O, peor, ¿y si pueden verlo? No es consciente de que está sacudiendo la pierna derecha con nerviosismo hasta que ve a la chica de al lado mirándolo mal. Para en seco y piensa en sonreírle, pero no lo hace. Coge una de las revistas de la mesita al lado del sofá, Science. Muy apropiado. Empieza a ojear un artículo, pero ni siquiera comprende lo que está leyendo: sus ojos pasan por las páginas, pero su mente está centrada en la inminencia de lo inevitable. Ya no puede echarse atrás. Ha firmado todos los papeles y ha hecho la prueba inicial. La primera vez no estaba nada nervioso, pero después de ver lo real que era… ¿Por qué pensó que ofrecerse para que trastearan sus recuerdos sería divertido? Otro chico sale ahora del laboratorio. Parece que ha llorado pero se le ve sereno. Medio minuto más tarde, un enfermero abre la puerta, lee un papel enganchado a una carpeta y llama al siguiente: Joel Casado. Ese es él. Coge aire y lo suelta lentamente para calmarse, antes de asentir y levantarse. 
El laboratorio no es nada parecido a la pequeña sala donde le han hecho las pruebas de la primera fase, este parece sacado de una película de ciencia-ficción. En el centro hay una especie de sillón blanco como los que se encuentran en los dentistas, con la diferencia de que este tiene un montón de cables que lo rodean. Ve que hay unas correas y eso lo asusta. Unas pantallas a la izquierda muestran constantes e información incomprensible para él. Lo que demuestra que sigue en la vida real es la gente. Hay una mujer y tres hombres. Uno es el enfermero que lo ha llamado, quien parece estar comiendo un caramelo y mira el móvil. Probablemente su único trabajo es encargarse de hacer pasar a la gente. La mujer se le acerca y le tiende la mano.

Sigue leyendo “μνήμη”

52 Retos·Guille·Relatos

#31 Tour

Escribe una historia que incluya las palabras: “billete”, “magia” y “sordo”.

-Hola a todos y bienvenidos a esta nuestra nave. Antes de empezar me gustaría agradecerles que hayan contratado nuestros servicios y deseo que pasen una buena velada.

La sonriente mujer apretó un botón de su brazalete y las puertas que tenía detrás se abrieron. Los visitantes avanzaron hacia el pasillo que se abría ante ellos y muchos empezaron a tomar “fotografías” con sus distintos aparatos tecnológicos. Había seres de toda clase en ese grupo, desde los plutonianos con sus tentáculos a las nebulosas de gas del planeta Miuleh. Todos tenían sus chips traductores, que les permitía entender el perfecto inglés de la guía (excepto los gases, que no tenían forma sólida, lo que les hacía ser sordos, mudos, ciegos… pero con una capacidad telepática que hacía que no necesitaran nada más).
La guía les llevó hasta una sala de proyección, en la que cada uno de ellos se sentó en una butaca (a excepción de los tres seres gaseosos, que se limitaron a flotar por encima de todos ellos) y esperaron a que empezara el espectáculo.
Las luces se fueron apagando hasta que la sala quedó a oscuras, menos por una gran esfera que apareció de la nada delante de ellos.
-Esta es la Tierra -la guía estaba de pie al lado de la proyección, a la que ya empezaba a verse el color azul a medida que iba creciendo delante de los espectadores-. Nosotros la encontramos hace miles y miles de años, cuando no era más que un páramo desierto, a excepción de la vida marina.

Sigue leyendo “#31 Tour”

Miscelania·Recomendaciones

¿Cómo empezar con Stephen King?

  1. Coges un libro de Stephen King
  2. Lo abres por la primera página
  3. Lees
Y ya está. Fácil, sencillo y para toda la familia.
Ahora en serio: la mejor manera para empezar con King es por el principio. Y no es otra broma. Como supongo que sabréis (porque cada vez que hablo de él lo digo, básicamente) la mayoría, sino todos, los libros y relatos de King están relacionados de alguna manera u otra. Forman parte de un multiverso gigantesco, del que ya os hablé bastante en la reseña de la Torre Oscura. Pues, como es normal, a medida que fue escribiendo King empezó a establecer más y más conexiones, llegando a puntos en los que en una novela te cuenta el final de otra. Así que, si no queréis spoilers demasiado grandes, lo mejor es empezar desde Carrie (que es muchísimo mejor que la película, por cierto) hasta donde lleguéis.
Por otro lado, si no queréis leer absolutamente toda la bibliografía del autor, siempre podéis leer los clásicos más absolutos y si después os hacéis tan fans que os apetece leer lo que os queda, podéis ir rellenando los huecos en orden.
Miradle, es todo un amor.

Por mi parte os recomiendo leer aquellos libros que más os suenen, porque suelen ser los mejores y los que os motiven a seguir. Carrie, It, Misery (su mejor libro, en mi opinión: es de los pocos que de verdad dan miedo, las sensacióones de angustia y claustrofobia no te abandonan en ningún momento), El resplandor… son algunos de los mejores y más conocidos de toda la montaña de libros que ha escrito este señor.

Sigue leyendo “¿Cómo empezar con Stephen King?”

52 Retos·Guille·Relatos

#14 Titular

Describe una historia cuyo punto de partida comience con el final de toda la trama. La idea es que tomando el desenlace como inicio hagas un recordatorio de cómo se ha llegado a esa situación.

Tiroteo fatal arroja luz sobre el caso de los niños desaparecidos

Fara, 23 de septiembre de 2013
Umo Láska fue abatido ayer a manos de la policía cuando esta se disponía a entrar en su domicilio en el barrio de Ordal. Nuevas pruebas ayudaron al cuerpo de policía de Fara a descubrir la relación de este presunto secuestrador con la trama de niños desaparecidos en los últimos meses en la localidad. La víctima encontró a los agentes a punto de entrar en su casa, y suponiendo que le iban a detener se enzarzó en un tiroteo en el que, por suerte, no hubo ningún otro herido.

Sigue leyendo “#14 Titular”

52 Retos·Guille·Relatos

#24 Hogar

Con el último objeto que veas o utilices a lo largo del día, inventa una historia.

Bueno quizá he hecho un poco de trampas porque una casa no es un objeto en sí, pero la idea me molaba mucho y no quería desaprovecharla:
La familia Bates se plantó delante de su nueva casa, mirándola con orgullo. Daniel y Jessica, los padres, habían trabajado mucho para conseguir el hogar de sus sueños, y ahora estaban apunto de entrar en él. Carol, una niñita rubia de ocho años, no las tenía todas consigo: había tenido que dejar atrás a sus amigos de la escuela, incluso a su novio Danny (tan pequeños y tan freudianos…). Dieron unos pasos al frente y de la puerta surgió una voz femenina muy dulce:-Hola, familia Bates. ¿Estáis preparados para entrar? Yo soy Vesta 9000, vuestra asistente y hogar durante el resto de vuestras maravillosas vidas.

La puerta se abrió para ellos y a medida que pasaban la casa se fue aclimatando. Unos brazos robóticos salieron del techo y cogieron las maletas que reposaban junto a los pies de la familia, ensimismada por el lujo de aquella casa. Ya habían estado allí gracias a la realidad aumentada de la compañía que les había vendido la propiedad, pero nada se comparaba a la primera vez que veías el lugar con tus propios ojos. Mediante un sistema de vías los brazos mecánicos llevaron las maletas a sus respectivas habitaciones (la de superhéroes a la de Carol y las más formales a la del matrimonio).

Vesta les mostró cada rincón de la casa, enseñándoles sus múltiples (y tremendamente útiles) funciones a su paso. La inteligencia artificial podía variar los valores de todo en la casa, desde luz a temperatura e incluso humidad, podía vigilar las habitaciones y avisar por si pasaba algo extraño (“Aunque espero no usar esta función” dijo ella, haciendo que uno de los brazos mecánicos tocara la madera de una de las sillas)… Lo tenía todo. No por nada decían los vendedores que este era el último modelo de una serie de inteligencias sumamente inteligentes.

Las semanas pasaron y los Bates nunca había sido más feliz. Carol tenía la mejor amiga posible: una que obedece todas tus demandas (ya se sabe el dicho: el mejor amigo de un chico… es su casa); y los padres podían ir a trabajar y llegar tarde a casa sabiendo que tenían la mejor niñera que pudieran desear: una que no puede abusar de tus hijos. Ni siquiera Vesta tenía quejas: habían anulado esta función. En fin, que nada podía salir mal en el nuevo status quo. O eso creían ellos.
Sigue leyendo “#24 Hogar”

Reseñas

Nada #Janne Teller

FICHA TÉCNICA

Título original: Intet

Autor: Janne Teller
Año de publicación: 2000
Páginas: 160
ISBN: 9788432296963
Saga: No



SINOPSIS
Pierre Antón deja el colegio el día que descubre que la vida no tiene sentido. Se sube a un ciruelo y declama a gritos las razones por las que nada importa en la vida. Tanto desmoraliza a sus compañeros que deciden apilar objetos esenciales para ellos con el fin de demostrarle que hay cosas que dan sentido a quiénes somos. En su búsqueda arriesgarán parte de sí mismos y descubrirán que sólo al perder algo se aprecia su valor. Pero entonces puede ser demasiado tarde.

Sigue leyendo “Nada #Janne Teller”

52 Retos·Guille·Relatos

#23 Aula

Comienza un relato con: “Nada, no le queda nada”.

Nada, no le queda nada. El padre vuelve a mirar el pequeño armario sin encontrar ningún antipirético, otra vez. Se maldice por no haber comprado desde la última vez y vuelve al comedor, donde el niño está estirado en el sofá, tiritando.

-Lo siento, Adel, no queda ningún medicamento. Ahora le enviaré un mensaje a tu madre, a ver si puede comprar algo de camino. Si llega pronto…
-Papá, no pienses esas cosas de mamá. Seguro que está trabajando.
-¿Qué?
-Nada, da igual…
La profesora había llamado a su padre por la tarde, cuando vio que el niño estaba tiritando aun con la chaqueta puesta. Temía que si se quedaba mucho rato allí los demás niños se contagiaran y acabaran todos con una pasa. Otra más. Dos semanas antes había habido gastroenteritis para todo el mundo, incluso para la profesora. Poco después el padre lo fue a buscar y se lo llevó a casa.
Adel está mirando los dibujos envuelto en su manta favorita cuando llega su madre, que sí ha traído los medicamentos. Parte una pastilla por la mitad y el niño se toma las dos con el vaso con sus dibujos favoritos estampados. Después de cenar un poco se va a la cama pronto, ya con mejor cara. Está esperando que al día siguiente pueda ir a clase, porque va a ir el papá de Lidia a hablarles de cómo es su trabajo de doctor.

Sigue leyendo “#23 Aula”