Recomendaciones

La obra de Cristina Fernández Cubas

Logo creado por LaUdelMig

¿Conocéis la iniciativa de Adopta una autora? Si estáis aquí, probablemente sí. El objetivo de esta iniciativa es dar a conocer la vida y obra de una autora a través de unas cuantas entradas dedicadas exclusivamente a ella. Nosotros hemos decidido participar y yo he adoptado a Cristina Fernández Cubas, una autora española que ganó este año el Premio Nacional de Narrativa.

img_cristina-fernadez-cubasNo hace falta decir lo mucho que me encanta Cristina Fernández Cubas, ¿verdad? Pero hoy os vengo a hablar bien de por qué, recomendando aquellos relatos que más me hayan gustado de cada libro, y hablando de toda su obra en general. Los que no haya leído pondré la sinopsis, y espero poder leerlos pronto para actualizar esta entrada. Espero que os guste (y que vuestra lista de pendientes crezca :P):

 

Relatos:

Mi hermana Elba (1980): en el instituto me hicieron leer este libro y el siguiente, que incluso entró en la Selectividad. No mentiría si dijera que fue el mejor libro que leí en mi época escolar. Desde entonces lo he releído varias veces, ya sea relatos por separado o los libros en conjunto. De este y el siguiente voy a recomendar todos los relatos, porque aunque haya unos mejores que otros, todos tienen un encanto especial.

  • Lúnula y Violeta: con este relato abre Cubas su primera antología, y no podría haber empezado con mejor pie. Nos presenta a estas dos mujeres, muy diferentes entre ellas, pero que establecerán una relación muy peculiar. Hasta aquí puedo leer, pero es de sus mejores relatos, el final aún me pone la piel de gallina con solo pensarlo. Además es genial como los personajes evolucionan de tal manera en tan solo unas pocas páginas. Aquí aparece por primera vez el personaje de la narradora, un personaje que aparece más veces, pero encarnado en multitud de personas distintas, y que tiene la gran capacidad de atraparte con sus historias y transportarte a rincones inimaginables con solo su voz/escritura.
  • La ventana del jardín: quizá sea el relato más misterioso de la autora, porque a día de hoy sigo sin entender del todo el final, lo que le da un valor añadido. Lo habré leído mínimo cinco veces y me sigue dejando a cuadros. Nos presenta a un hombre que va a casa de unos amigos de la juventud, pero que parece que han cambiado, algo les ha pasado en ese tiempo, y quizá todo esté relacionado con el hijo enfermo que no puede salir de su habitación. Un tema muy importante en este relato es el lenguaje, que también es bastante recurrente en su obra.
  • Mi hermana Elba: otro relato genial. la protagonista y su hermana Elba (la que tiene algún tipo de trastorno pero que en ningún momento se explica demasiado) son enviadas a un internado, donde conocerán a Fátima, otra gran narradora. Allí tendrán diversas aventuras, y descubrirán que los límites de la realidad son difusos y que pueden ser aprovechados. Este tema de la realidad también es muy importante, como ya expliqué en la reseña de La puerta entreabierta, donde juega un papel muy importante. El final de este relato es sobrecogedor.
  • El provocador de imágenes: para mí es el peor relato de este libro, pero solo porque en comparación con las genialidades de antes este se queda un poco cojo. El narrador explica sus aventuras por el mundo y las de su amigo de la universidad, una persona con gustos muy peculiares y que tiene que saberlo todo de los temas que le llaman la atención. Pero su relación cambia cuando ese amigo conoce a una chica y empieza a tener una relación con ella.

Los altillos de Brumal (1983):

  • El reloj de Bagdad: después de que su padre lleve un extraño reloj a casa la vida de la protagonista, una niña, parece cambiar. Los objetos se rompen, la comida se pudre y extraños accidentes suceden por toda la casa. Mientras Matilde, el ama de llaves, una mujer muy mayor con gran capacidad para la narración, estará con ella y le hablará del mundo. Aunque no es el mejor de esta antología, es un gran relato, y el símbolo del reloj me gustó mucho.
  • En el hemisferio sur: quizá sea mi cuento favorito de todos los que tiene la autora, y que me ha servido de inspiración en innombrables relatos. Nos presenta a Clara, una autora que dice que oye una voz que le dice lo que tiene que escribir. Lo que al principio parece la voz de su musa empieza a ser más bien una maldición, que la llevará al borde de la locura y a pedir ayuda a su editor, un escritor frustrado. Lo genial de sus escritos es que se puede interpretar cada relato de manera diferente, por lo que las relecturas son recomendadas (si no necesarias), y eso me pasó con este relato. Ahora creo que ya he encontrado el verdadero significado, pero seguro que cada vez que lo vuelva a leer encontraré nuevos detalles escondidos.
  • Los altillos de Brumal: no hace falta que diga que es genial ni nada, ¿no? Este relato, que da nombre al libro, nos pone en la piel de Adriana, una cocinera que recibe un tarro con una mermelada de olor familiar, y que le hará viajar al pueblo de su infancia para encontrarse a si misma y a los demonios de su pasado. También tiene dos interpretaciones (o más, pero yo solo he encontrado dos), que hacen historias completamente diferentes.
  • La noche de Jezabel: unos amigos quedan una noche lluviosa para explicarse historias de miedo a la luz de las velas. Los fantasmas son los protagonistas de sus relatos, pero ¿y si no son una fantasía como quieren creer? Fernández Cubas es una gran fan de Poe, que es quien le llevó a escribir, como cuenta siempre en sus entrevistas. En este caso le hace un homenaje, explicando uno de sus relatos, El retrato oval.

El ángulo del horror (1990):

  • Helicón: este relato, del que no diré nada para no destapar sorpresas, está “protagonizado” por el símbolo del doble, que aparece en otros relatos (en algunos que ya he mencionado, pero que no he explicado este símbolo por los spoilers) y que me gusta mucho. Solo diré que el protagonista tiene una extraña forma de llegar a la catarsis: se pasa semanas sin ducharse ni limpiar la casa y cuando ya ha pasado ese tiempo se pone a tocar el helicón, desnudo y rodeado de toda la porquería acumulada. Un relato muy interesante.
  • El legado del abuelo: un cuento bastante lento, que relata la muerte del abuelo del narrador y las consecuencias que tiene esta sobre la familia. Me parecía un cuento más hasta llegar al final, que cambia por completo lo que había pensado hasta el momento.
  • El ángulo del horror: el hermano de la protagonista vuelve a casa después de mucho tiempo fuera, pero ha traído algo con él y que lo está cambiando. Otro relato genial, lleno de tensión y misterio.

Con Ágatha en Estambul (1994):

  • La mujer de verde: otro de mis relatos favoritos, con uno de los finales que más me ha impactado de autora (y eso que tiene finales magníficos como para parar un tren). En el cuento la protagonista se encuentra con una mujer vestida de verde en la calle, que le recuerda a una de sus compañeras de trabajo, y que acabará obsesionándose con ella.
  • Ausencia: con este relato en segunda persona nos pone en la piel de una persona a la que no conocemos, y será nuestro deber descubrir de quién se trata. Es un relato muy interesante, no solo por la forma de narrarlo sino también por su contenido, repleto de misterio.

d1922-parientes2bpobresParientes pobres del diablo (2006): con este libro empecé a escribir reseñas para el blog (que al ser la primera quedó muy pobre, la verdad), para que veáis la afición que tengo a la autora.

  • La fiebre azul: el mejor relato de este libro, que recuerda a sus anteriores trabajos en algunos sentidos, y me mantuvo en suspense y divagando sobre el destino del protagonista.
  • Parientes pobres del diablo: aunque algo peor que el primero, sigue siendo un buen relato, aunque no consiguió atraparme del todo. La historia me estaba gustando hasta el final, que me pareció bastante predecible. A pesar de todo mantiene la esencia de la autora.

La habitación de Nona (2015): tras la muerte de su marido Cubas estuvo bastante tiempo sin escribir relatos, pero con este libro volvió a su medio natural (y mi preferido).

  • La habitación de Nona: el primer relato vuelve a ser el mejor, que aunque recuerda demasiado a otros cuentos (si no fuera ella la misma autora diría que es plagio), mezclando varios de sus temas estrellas. Lo malo de relato es que se parece tanto a otros que el final es bastante predecible si ya has leído su obra.
  • Interno con figura: basado en un cuadro real (y en lo que ella sintió al verlo) este relato podría considerarse metaficticio, hablando de cuadros dentro de relatos y relatos dentro de cuadros (o algo así).
  • La nueva vida: este es el relato con el que se enfrenta a la muerte de su marido, un relato muy duro y humano a la vez.

Novelas:

El año de Gracia (1985): “«En el siglo XX, en Europa», dice el narrador, «no queda lugar para tierras misteriosas ni anacrónicas aventuras robinsonianas.» Pero un joven seminarista, excelente traductor del griego y del latín, y absoluto ignorante de los códigos del mundo, se ve compelido a protagonizar una extraña peripecia.En El año de Gracia se reúnen muchos de los elementos de la novela clásica del género —tempestades, naufragios, una isla desierta e, incluso, un especialísimo y ocurrente salvaje.— pasados por el tamiz peculiar al mundo onírico de la autora. Cristina Fernández Cubas cambia ahora, en su primera novela, los espacios cerrados, a los que nos tenía acostumbrados, por la ominosa libertad de unas tierras sin nombre. El resultado es El año de Gracia : una original e inquietante aventura que nos hace desear un buen fuego y afuera, tras los cristales, una magnífica noche de tormenta.”

El columpio (1995): “«Un día, mucho antes de que yo naciera, mi madre soñó conmigo» Así empieza la extraña aventura de una joven que, tras la muerte de su madre y deseando encontrar sus orígenes, emprende un viaje a un rincón perdido de los Pirineos : Allí conocerá a sus tíos, Bebo, Lucas y Tomás, se alojará en la Casa de la Torre, recorrerá los parajes donde su madre, de niña, jugaba al diábolo y los tíos construían canales en el jardín, o «columpiaban por turno a Eloísa, su querida Eloísa…». Pero no todo resulta tan placentero como en las pocas fotografías viejas y cuarteadas que la narradora ha llevado consigo. A estas instantáneas se irán sumando otras. Cada vez más desconcertantes, más enigmáticas. Sólo al final la joven comprenderá su asombroso papel en este inquietante álbum de recuerdos ajenos.” No lo he leído, pero por su sinopsis parece “muy Cubas”, espero leerlo pronto.

Puerta entreabiertaLa puerta entreabierta (2013): poco voy a hablar de esta novela, porque ya le dediqué la última entrada sobre Cubas. Solo os diré que en ella la autora recupera los temas de siempre (los límites de la realidad, el poder de la narración…) para explicarnos la historia de una periodista escéptica y sus aventuras dentro de una bola de cristal. Tengo que decir que me esperaba más por ser de Cubas, pero no deja de ser una buena novela. Además complementa la narración con historias reales sobre ocultismo, que añaden misterio al libro.

Obra de teatro:

Hermanas de sangre: “Siete mujeres ya cuarentonas, antiguas compañeras de colegio, se reúnen una noche en el reservado de un restaurante de la parte alta de la ciudad. La idea del reencuentro ha sido de Marga, hoy una mujer decidida y segura de sí misma, que dirige y presenta un popular programa de televisión llamado La verdad al desnudo. De aquel lejano grupo de internas, que habían creado en el colegio el Club de las Tarántulas, regido por un estricto decálogo de amistad y complicidad, tan sólo dos no acuden a la cita. Pero falta sobre todo Clara, muerta en trágicas circunstancias un día de fin de curso de hace más de treinta años. Nadie parece acordarse de ella. Marga, sin embargo, les tiene preparada una sorpresa: una película doméstica, realizada por su hermano, que revive retazos de ese día e imprime un giro vertiginoso a una noche que, tal vez, no acabe nunca… El lector caerá irremediablemente atrapado en la red de las Tarántulas y comprenderá por qué esta ficción tenía que ser concebida como una obra de teatro, era teatro, teatro en estado puro.” No lo he leído, pero después de la sinopsis tengo muchísimas ganas, además el teatro me encanta.

Biografía:

Emilia Pardo Bazán (2001): “Emilia Pardo Bazán fue una mujer insólita y singular, de una vitalidad y fuerza sorprendentes, que rompió moldes, abrió caminos, desafió convenciones, sacó de quicio a sus contemporáneos e hizo, en definitiva -en literatura y en su propia vida-, lo que creía que debía hacer.”

Autobiografía:

Cosas que ya no existen: en este libro, dividido en pequeños relatos, nos explica algunos de los momentos más duros de su vida, como la muerte de su hermana, o nos muestra sus viajes por el mundo y lo que aprendió en ellos. También se puede ver el origen de algunos temas recurrentes, como el de la narradora, ya que provienen de un hecho real. Este libro gustará sobre todo a aquellos familiarizados con la obra de la autora, ya que ver de dónde se ha inspirado es muy interesante.

¿Conocíais a la autora? ¿Habéis leído alguno de sus textos? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s