Reseñas·Resistiendo

El año de gracia #Cristina Fernández Cubas

Logo creado por LaUdelMig

¿Conocéis la iniciativa de Adopta una autora? Si estáis aquí, probablemente sí. El objetivo de esta iniciativa es dar a conocer la vida y obra de una autora a través de unas cuantas entradas dedicadas exclusivamente a ella. Nosotros hemos decidido participar y yo he adoptado a Cristina Fernández Cubas, una autora española que ganó este año el Premio Nacional de Narrativa.

FICHA TÉCNICA

IMG_20170826_114832.jpgTítulo original: El año de Gracia

Autor: Cristina Fernández Cubas

Año de publicación: 1985

Páginas: 162

ISBN:  9788472237506

Saga: No

 

SINOPSIS

«En el siglo XX, en Europa», dice el narrador, «no queda lugar para tierras misteriosas ni anacrónicas aventuras robinsonianas…» Pero un joven seminarista, excelente traductor del griego y del latín, y absoluto ignorante de los códigos del mundo, se ve compelido a protagonizar una extraña peripecia…En El año de Gracia se reúnen muchos de los elementos de la novela clásica del género —tempestades, naufragios, una isla desierta e, incluso, un especialísimo y ocurrente salvaje…— pasados por el tamiz peculiar al mundo onírico de la autora. Cristina Fernández Cubas cambia ahora, en su primera novela, los espacios cerrados, a los que nos tenía acostumbrados, por la ominosa libertad de unas tierras sin nombre. El resultado es El año de Gracia : una original e inquietante aventura que nos hace desear un buen fuego y afuera, tras los cristales, una magnífica noche de tormenta.

RESEÑA

Por mucho que el narrador asegure que ya no hay lugar para las historias robinsonianas, esta es una de ellas. El narrador, un hombre de 24 años que ha vivido toda su juventud en el Seminario decide salir de él. De esta manera vuelve con su hermana Gracia, que decide “regalarle un año” en el que podrá hacer lo que quiera, y ella le mantendrá. Y así empieza El año de Gracia.

Empezará viviendo en París, pero sus aventuras acabarán llevándole a una isla desierta en la que se convierte en naufrago, y donde todos sus conocimientos de lenguas no le servirán de nada para sobrevivir en ese páramo. La única manera que conseguirá para alejarse de la realidad será mediante la escritura de un diario en el que escribirá sus desventuras.

“Pido perdón, al hipotético lector, por los frecuentes saltos de humor que jalonan, desde el inicio, el relato de mis andanzas.”

Escrito con la bella pluma de Cristina Fernández Cubas, esta historia no esconde nada que no hayamos visto hasta ahora, pero ya solo por leerla a ella vale la pena. Consigue llevarnos de pleno a esa isla, hacernos sentir en nuestra piel los horrores que alberga. Cubas introduce de nuevo elementos oníricos, algo ya común en sus historias, como el poder de la narración, que es una parte importante de esta historia y muchos de sus relatos.

Me ha faltado algo más, porque hay capítulos que se hacen bastante lentos, y el giro final ya lo había leído en otra novela (que incluso hemos reseñado en el blog, pero no diré cuál por los temidos spoilers, que se parece mucho y me gustó más que esta).

OPINIÓN PERSONAL

Como ya he dicho, se me ha hecho algo lenta la novela, al ser una historia tan “típica” solo me ha enganchado la manera de escribir de Cubas, que es sublime. Como siempre digo, se nota que lo ha escrito ella, en esta novela vuelve a usar elementos de sus anteriores historias, lo que siempre me ha gustado.

En conclusión, una novela de aventuras escrita de una manera muy bella por la genial Cristina Fernández Cubas,


VALORACIÓN

Divagaciones·Resistiendo

Curiosidades literarias 2: El retorno

El mundo de la literatura está plagado de curiosidades, a las que ya dedicamos esta entrada el año pasado. Ahora volvemos con más, esperando que os resulten curiosas (vale, perdón ya nos vamos):

  • El Rey de los cameos: ya sabemos que los artistas tiene la afición de hacer cameos en series y películas, pero el que hizo Stephen King en Sons of anacrhy llega al siguiente nivel. El escritor ya había aparecido en adaptaciones de sus libros (como la serie de La cúpula), pero esta vez apareció en la famosa series de moteros interpretando a Richard Bachman, su seudónimo. Durante años King estuvo publicando bajo este seudónimo, hasta que en 1984 le descubrieron, entre otras cosas, por la prosa de los “dos” escritores era demasiado parecida. Después de eso el autor declaró que Bachman había muerto de “cáncer de seudónimo”, aunque más tarde apareció un última novela póstuma. Incluso escribió una novela sobre este hecho, La mitad oscura, en la que un autor “mata” a su seudónimo pero este vuelve para matarle.

Stephen-King-Sons-of-Anarchy.png

  • El día que Víctor Hugo se quedó sin palabras: todos conocéis a Víctor Hugo, el autor de Los miserables, entre otras novelas. Y también sabéis la enorme cantidad de palabras que tiene (Goodreads me chiva que son 1463). Pues resulta que al acabarlo se fue de vacaciones, pero quería saber cómo iba la edición de su novela, así que escribió una carta a los editores. Parece ser que agoto el cupo de palabras que podía escribir, porque en la carta solo ponía “?”. Los editores, evidentemente, contestaron con un “!”.
  • Sigue leyendo “Curiosidades literarias 2: El retorno”

Acciones·Resistiendo

Iniciativa Wikipedia for Peace: Women for Peace

Mañana me toca levantarme a las 4am matadme para coger un avión hacia Múnic, de donde sale el tren hacia Jenbach (Austria), lugar en el que pasaré 11 días colaborando con Wikimedia Austria en un campo de trabajo internacional.

¿Qué es un campo de trabajo?

 

 

IMG_1491
Tuve que quitar ortigas, cargar piedras, construir unas escaleras… ¡Pero conseguí mi título de “caballera” del castillo Cabrad!

 

Un campo de trabajo es un voluntariado de corta duración que funciona parecido a unos campamentos. Suelen ser grupos de unas 15 personas de diferentes partes del mundo y las condiciones son más o menos simples (tiendas de campaña, la ducha quizá es un lago…) y duran dos semanas, normalmente. El objetivo es ofrecer tu tiempo y no cobras, pero tampoco te cuesta nada (lo que valga ir hasta el campo).

Hay muchos tipos de voluntariado, en este caso se trata de un proyecto breve e internacional. Para mí, este será el cuarto campo en el participe (¡y el 19 de agosto me voy otra vez a por el quinto!) y siempre lo hago desde la ONG Servicio Civil Internacional (SCI). Hay otras maneras de participar en un campo de trabajo, pero a mí esta es la ONG que más me gusta de momento.

 

20140802-IMG_0561
Poder conocer y charlar con una superviviente de Auschwitz es una experiencia que me marcó muchísimo.

El trabajo que se hace en los campos depende de la temática. En los campos de Europa (en los que he participado de momento) el trabajo no suele ser tan duro como en países en vías de desarrollo, como es lógico. Pero hay de todo: desde reconstruir castillos medievales (lo que hice en Eslovaquia el verano pasado) hasta campos de estudio sobre el holocausto (mi primer campo, en Dachau), pasando por quitar malas hierbas, pintar un centro cívico, montar festivales ecológicos, etc. Aunque hay de todo, en SCI todos los campos tienen que tener algo que ver con sus valores (es decir, se pueden organizar campos de trabajo para montar un festival musical para promover la cultura local y los grupos folklóricos, pero no se pueden pedir voluntarios para que te salga más barato producir en tu graja).

 

 

20160815_193213
Una manera gratificante y barata de viajar.

 

Otra característica de los campos de trabajo es que tiene que haber una parte de estudio. Por ejemplo, el año pasado estuve en Glucksburg (Alemania) en un sitio llamado Power Park, donde se mostraban diferentes usos de energías alternativas, con un espacio de experimentos para escuelas que teníamos que repintar. Allí, hicimos varias sesiones de estudio sobre las energías renovables, incluso una voluntaria nos explicó su tesis sobre la biomasa (no entendí nada cuando se volvió técnico, pero era muy interesante).

¿Qué es Wikipedia for Peace?

Se trata de un campo de trabajo un poco diferente a lo habitual. Aunque antes os decía que los hay de todo tipo, la gran mayoría son más parecidos al que hice en Eslovaquia y son raros los que no incluyan trabajo físico. Esta es la cuarta edición de esta iniciativa y la primera que se centra en las mujeres. Está creada por Wikimedia Austria y por SCI Austria.

El objetivo es crear y mejorar artículos sobre 100 mujeres que lucharon o luchan por la paz, aprender sobre ellas y sobre la situación de las mujeres en los diferentes países de origen de los participantes. Además, los miembros del campo aprenderemos cómo funciona Wikipedia y cómo contribuir a que sea más feminista.

El “gender gap” de Wikipedia

La razón por la que el campo Wikipedia for Peace de este año se centre únicamente en mujeres es porque desde la enciclopedia libre se han dado cuenta de que tienen un “gender gap” importante.

Según sus propios datos: aproximadamente el 90% de los editores de Wikipedia son hombres, por lo que hay una gran masculinización de los artículos (la perspectiva de muchos temas a menudo solo refleja la de un solo género). Además, la mayoría de biografías que se encuentran en la enciclopedia son sobre hombres: en la versión en inglés, solo un 15% de las biografías son de mujeres (la relación es similar en la mayoría de idiomas).

Este campo de trabajo no es la primera iniciativa que lanza Wikipedia para intentar mejorar este problema, si entrastéis durante marzo aparecía un banner en la parte superior animando a escribir artículos para el proyecto Women in Red, que es similar a lo que haré yo pero abierto a todos los editores y editoras y de forma individual. Así, que ya sabéis, ¡a contribuir todas a mejorar la enciclopedia libre más consultada!

 

De momento, esto es todo. Cuando vuelva ya os comentaré qué me ha parecido 🙂

Ahora ya es tarde si no os habéis apuntado a ninguno, pero os recomiendo y mucho hacer campos de trabajo. Es muy gratificante sentirte útil y es una manera barata y diferente de viajar, conocer lugares menos turísticos y gente de todo el mundo. ¿Lo habéis hecho alguna vez? ¿Os he conseguido convencer?

Divagaciones·Miscelania·Recomendaciones·Resistiendo·Sin categoría

¿Vade retro TV? 

“No son libros lo que usted necesita, sino alguna de las cosas que en un tiempo estuvieron en los libros. El mismo detalle infinito y las mismas enseñanzas podrían ser proyectados a través de radios y televisores, pero no lo son. No, no: no son libros lo que usted está buscando. Búsquelo donde pueda encontrarlo, en viejos discos, en viejas películas y en viejos amigos; búsquelo en la Naturaleza y búsquelo por sí mismo.”

(Cita de “Fahrenheit 451”, 1953. Ray Bradbury)

Creo que he puesto esta cita en varias entradas ya, pero me parece lo más importante de toda la novela. Los libros no son más que un producto físico en el que se recoge conocimiento en sus diferentes formas. Puede estar hecho de papel y tinta o de ceros y unos. De la misma manera que no se elogia una impresora por la importancia del mensaje que imprime, no deberíamos convertir a los libros en elementos sagrados.

Volviendo a la cita, es verdad que la televisión no suele ofrecer el mismo contenido que un li… Belén Esteban ha publicado una biografía. ¡No vengo a hundiros, lo juro! Lo que quiero decir es que libros malos los hay a doquier, lo que pasa es que tenemos más libertad que para escoger los programas de televisión, que vienen impuestos por las parrillas (aunque el criterio de las grandes editoriales para promocionar ciertos libros viene por lo mismo: la venta. Así nos encontramos con que Anna Todd esté de las primeras recomendaciones en Planeta).

¿Que por qué hago esta entrada? Solo quería recomendar series y películas que transmiten tanto como un libro podría hacerlo: porque lo importante es el mensaje (y el estilo, que hay que valorarlo), no el soporte. Guille ya recomendó hace un tiempo una serie, Flesh and Bone, no la pongo aquí pero es parte de la lista.

Hannibal

Esta serie consta de 3 temporadas y está basada en los personajes de la novela Dragón rojo de Thomas Harris (la precuela de El silencio de los corderos). Aunque tiene su origen en un libro, no se puede decir que sea la adaptación televisiva del mismo. En la serie solo se recuperan los personajes principales y las relaciones que tienen entre sí, la historia es similar pero toma su propio curso. Sigue leyendo “¿Vade retro TV? “

Acciones·Resistiendo·Sin categoría

Doris Lessing: Sobre no ganar el Premio Nobel #AdoptaUnaAutora

Seguimos con la iniciativa Adopta Una Autora. La última vez os expliqué quién era Doris Lessing y ahora os traigo el texto de la conferencia para la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Literatura que le fue otorgado en 2007. Lessing, por problemas de salud, no participó de la ceremonia en Estocolmo y encargó la lectura de su texto a su editor, Nicholas Pearson.
Esta entrada estaba programada para el día 8 de marzo, ya que la Academia Sueca reconoció la capacidad de la autora para retratar “la épica de la experiencia femenina, y su escepticismo y fuerza visionaria con la que ha examinado una civilización dividida”. Sin embargo, la he retrasado un día por la iniciativa #NosotrasParamos.

Resistencia Lectora agradece muy especialmente a Jonna Petterson, directora de Relaciones Públicas de la Fundación Nobel, su autorización para traducir y publicar este texto.

Sobre no ganar el Premio Nobel
Estoy de pie junto a una puerta y miro a través de remolinos de polvo hacia donde me han dicho que aún existe bosque sin talar. Ayer conduje a través de kilómetros de tocones y restos calcinados de incendios donde, en el ’56, se encontraba el bosque más maravilloso que jamás haya visto, ahora completamente devastado. Las personas tienen que comer. Y necesitan material para encender el fuego.
Me encuentro en el noroeste de Zimbabwe a principios de la década de 1980 y estoy visitando a un amigo que era maestro en una escuela de Londres. Está aquí “para ayudar a África”, como solemos decir. Es un alma genuinamente idealista y las condiciones en que encontró esta escuela le provocaron una depresión de la que le costó mucho recuperarse. Esta escuela se parece a todas las escuelas construidas después de la Independencia. Está compuesta por cuatro grandes aulas de ladrillo uno a continuación del otro, edificados directamente sobre la tierra, uno dos tres cuatro, con medio salón en un extremo, para la biblioteca. En estas aulas hay pizarrones, pero mi amigo guarda las tizas en el bolsillo, para evitar que las roben. No hay ningún atlas ni globo terráqueo en la escuela, tampoco libros de texto, carpetas de ejercicios ni biromes, en la biblioteca no hay libros que a los alumnos les gustaría leer: son volúmenes de universidades estadounidenses, incluso demasiado pesados para levantar, ejemplares descartados de bibliotecas blancas, historias de detectives o títulos similares a Fin de semana en Paris o Felicity encuentra el amor.
Hay una cabra que intenta buscar sustento en unos pastos resecos. El director ha malversado los fondos escolares y se encuentra suspendido, situación que suscita la pregunta habitual para todos nosotros aunque por lo general en contextos más prósperos: ¿Cómo puede ser que estas personas se comporten de tal manera cuando deben saber que todos las están observando?
Mi amigo no tiene dinero porque todo el mundo, alumnos y maestros, le piden prestado cuando cobra el sueldo y probablemente nunca le devuelvan el préstamo. Los alumnos tienen entre seis y veintiséis años porque quienes no pudieron asistir a la escuela antes se encuentran aquí para remediar tal situación. Algunos alumnos recorren muchos kilómetros cada mañana, con lluvia o con sol y a través de ríos. No pueden hacer tareas escolares en sus casas porque no hay electricidad en las aldeas y no es fácil estudiar a la luz de un leño encendido. Las niñas deben ir a buscar agua y cocinar antes de partir hacia la escuela y cuando vuelven de ella.
Mientras estoy con mi amigo en su cuarto, varias personas se acercan tímidamente y todas piden libros. “Por favor, mándanos libros cuando regreses a Londres.” Un hombre dijo: “Nos enseñaron a leer, pero no tenemos libros”. Todas las personas que conocí, todas ellas, pedían libros.
Estuve varios días allí. El polvo volaba por todas partes. Las cañerías se habían roto y las mujeres tenían que acarrear agua desde el río. Otro maestro idealista llegado de Inglaterra estaba enfermo después de ver el estado en que se encontraba esta “escuela”.
El último día de mi visita finalizaba el ciclo lectivo y sacrificaron la cabra. La cortaron a trocitos y la cocinaron en una gran fuente. Era el esperado banquete de fin de ciclo, guiso de cabra y puré. Me alejé de allí antes de que terminara, conduje de vuelta entre calcinados restos y tocones que habían sido bosque.
No creo que muchos alumnos de esta escuela lleguen a obtener premios.

Sigue leyendo “Doris Lessing: Sobre no ganar el Premio Nobel #AdoptaUnaAutora”

Acciones·Resistiendo

La "realidad" en Cristina Fernández Cubas

Logo creado por LaUdelMig

¿Conocéis la iniciativa de Adopta una autora? Si estáis aquí, probablemente sí. El objetivo de esta iniciativa es dar a conocer la vida y obra de una autora a través de unas cuantas entradas dedicadas exclusivamente a ella. Nosotros hemos decidido participar y yo he adoptado a Cristina Fernández Cubas, una autora española que ganó este año el Premio Nacional de Narrativa.


En los relatos de Cristina Fernández Cubas hay una gran cantidad de temas que se repiten: el poder de las narraciones (poder que suelen poseer mujeres, como Lúnula, Olvido…), la identidad, los dobles, la memoria (“Las cosas no son como las vemos sino como las recordamos”, recordaba Cubas que dijo Valle-Inclán), la infancia… Pero quizá un tema que está más presente, porque suele englobar en parte a los otros, es el de la realidad. O irrealidad en muchos casos. Y para muestra, un botón:

“Quizá todo sea un engaño. Vemos las cosas cómo nos han enseñado a verlas. […] Una forma de medir, encasillar, sujetar o dominar lo que se nos escapa, lo que no comprendemos. Un ardid para tranquilizarnos, para no formularnos demasiadas preguntas…”

Esta cita pertenece a “La mujer de verde”, que forma parte del libro Agatha en Estambul, y es uno de sus mejores cuentos, según mi opinión. En él una mujer cree reconocer a una compañera de trabajo en todas partes, y descubre que esa mujer que ve (vestida de verde) en realidad está muerta. ¿Pero lo está de verdad?

Sigue leyendo “La "realidad" en Cristina Fernández Cubas”

Acciones·Resistiendo

Doris Lessing #AdoptaUnaAutora

Logo creado por

¿Conocéis la iniciativa de Adopta una autora? Si estáis aquí, probablemente sí. El objetivo de esta iniciativa es dar a conocer la vida y obra de una autora a través de unas cuantas entradas dedicadas exclusivamente a ella. Nosotros hemos decidido participar y yo he adoptado a Doris Lessing, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2007.
En esta primera entrada dejadme que os introduzca en la biografía de esta autora.

Doris Lessing (1919-2013)
 
1950

“Estoy convencida de que valoramos el género narrativoporque el modelo está en nuestro cerebro.Nuestros cerebros están diseñados para la narración,para lo consecutivo.”

 
La ganadora del Premio Nobel de Literatura 2007 nació en Khermanshah, Persia (actual Irán), el 22 de octubre de 1919 con el nombre de Doris May Tayler. Sus padres eran británicos y cuando Doris contaba seis años, la familia se instaló al sur de Rhodesia (actual Zimbabwe) para dedicarse a la actividad agrícola. Durante su infancia y adolescencia disfrutó del contacto con la naturaleza africana y descubrió los efectos del colonialismo y el racismo que padecían los pueblos originarios del continente.

“Escribir te hace más humano”

 
A los quince años, Doris abandonó la escuela y continuó sus estudios en forma autodidacta mientras trabajaba como auxiliar de enfermería, taquidactilógrafa y telefonista. En esa época comenzó a escribir sus primeros cuentos y consiguió vender dos a revistas sudafricanas. Se casó por primera vez a los diecinueve años y tuvo dos hijos. En 1943 se divorció y comenzó a militar en el partido comunista. En 1944 se casó con Gottfried Lessing cuyo apellido adoptó para su actividad literaria. Se instaló en Londres en 1949 y se dedicó exclusivamente a escribirVencida por la sabana, su primera novela, apareció en 1950.

Sigue leyendo “Doris Lessing #AdoptaUnaAutora”