52 Retos·Guille·Relatos·Sin categoría

#49 Solsticio

Crea una ficción a partir de una fiesta o celebración propia de tu municipio/ciudad/país.

 

-Bienvenidos a todos. Me alegra ver tantas caras que repiten año tras año, aunque este haya sido uno difícil.

Carlos agachó la cabeza y posó la mirada sobre la copa que tenía en la mano. Mara le estaba mirando desde el fondo de la habitación, y cuando sus miradas se cruzaron esta le sonrió. Él dibujó una media sonrisa en su cara y continuó con el discurso, alzando la voz para que se oyera por encima de la música.

-Los que ya sois habituales de esta fiesta ya sabéis de qué va, pero esto va para todos aquellos despistados o que no habían venido hasta hoy. Cada año en Fara se celebra el Solsticio de Verano, pero no hay actos ni bailes ni nada del estilo. Los únicos que lo celebran como tal son los ancianos de la residencia que hay aquí al lado, supongo que todos habréis oído la que tienen aquí montada. Un año me cansé de tanta juerga y entre unos cuantos montamos esta “anti-fiesta”. ¡Y dada la gran cantidad de gente que ha venido hoy podemos decir que ha sido todo un éxito! -los invitados gritaron y silbaron a su anfitrión-. Durante estos años he tenido un gran grupo de amigos que me han ayudado, y junto a mí siempre ha estado Ariane. Como todos sabéis el año pasado falleció en un accidente de tráfico. Esto va para ti, Ariane.

Todos alzaron sus copas y bebieron de ellas.

-Con esto doy la fiesta por inaugurada, ahora a pasárnoslo bien y, sobre todo, ¡a demostrarles a esos ancianos quién man…!

Carlos cayó de las escaleras donde estaba y rodó hasta abajo. Se oyó un grito y los que estaban más cerca de él corrieron a socorrerle. Le dieron la vuelta y vieron como le salía espuma por la boca y todas sus extremidades se convulsionaban.

 

La policía llegó un cuarto de hora más tarde. Por suerte alguien había tapado el cadáver con una sábana, y habían cerrado la puerta para que nadie saliera. Los inspectores Vinter y Janssen anunciaron que serían los encargos de resolver el caso, y que hasta que no hubieran interrogado a cada uno de los asistentes no podrían salir de allí. Una ambulancia se llevó el cuerpo y un equipo de la policía forense metió los trozos de la copa rota de Carlos y la metió en una bolsa.

-¿Qué coño está pasando? ¿Y tú por qué estás tan tranquila? Joder, ¿No podemos ir a alguna fiesta sin que pase alguna desgracia?

Nic había logrado encontrar a Mara después del caos inicial. Ahora los inspectores se habían llevado a sus amigos Cam y Fran para interrogarlos y estaban esperando el momento de que les tocara su turno.

-Porque he estado hablando con Rita. Dice que el inspector Vinter es uno de los más competentes de todo Fara, que lo resolverá enseguida y podremos irnos. Vamos fuera, por fa, que al final me dará un golpe de calor.

Salieron a la terraza, donde la gente daba vueltas de un lado a otro, nerviosos. Miraron desde la verja y vieron a unos agentes apostados en la puerta de la mansión. Bajando aquella calle estaba el asilo con el que se estaban “rebelando”, que ya había acabado la fiesta. No sabían si era por la hora o por lo que acababa de pasar.

-Necesito volver a mi casa, no soporto estar aquí -Nic no paraba de tocarse el hombro, hacía unos años se lo había dislocado y ahora cada vez que se ponía nerviosos se lo tocaba-.

-Yo igual. Y suerte que no han venido ni Dália ni David. Rita seguro que se lo hubiera pasado bien haciendo de periodista por la escena del crimen. Lástima que esté en una gala del ayuntamiento con todos esos ricachones. Me hubiera gustado que hubiera venido, a ver si este año se saca otro pecho, que el derecho ya lo enseñó el año pasado.

-Ah, estáis aquí -Cam salió a la terraza cogido de la mano de Fran y sus amigos le hicieron preguntas sobre el interrogatorio-. Bueno es bastante parecido a los de las películas, que si dónde estaba cuando había muerto (pues con todo el mundo, le he dicho), que de qué conocía a Carlos, si sabía de algún enemigo que podía tener… Ahora creo que no están interrogando a nadie, estaban hablando entre ellos.

-Sí, a mí igual -dijo Fran-. Nos han separado y cada uno ha ido con uno de los dos inspectores. El mío me ha preguntado si sabía la contraseña de su ordenador, que no pueden entrar y no ha venido ningún informático. ¿Tú la sabes, Mara? Eres la que mejor lo conoce. Conocía…

-Mmm quizá sí, voy a hablar con los inspectores -y se metió en la mansión-.

 

-¿Alguna pista? -le preguntó Will, el inspector Vinter, a su compañero Tym-.

-Qué va, nadie sabía de ningún enemigo y parece que ninguno era amigo íntimo de la víctima. Lástima que no haya ningún mayordomo, aunque hubiera sido demasiado cliché. Pero al menos nadie ha salido de aquí, el asesino está entre nosotros -Tym puso cara seria, pero le duró unos segundos antes de soltar una carcajada-. Ahora en serio, esto es muy Agatha Christie, lo malo es que hay demasiado invitados.
-Nunca vas a escribir un libro y lo sabes.

-Hay gente que no tiene hermanas escritoras que hagan best-sellers sobre su vida.

-Hola, ¿inspectores? -los dos compañeros se giraron y vieron a una joven con el pelo castaño y rizado a la que aún no habían interrogado-. Me llamo Mara y era una de las mejores amigas de Carlos, igual puedo ayudarles.

 

Al final la contraseña había sido “pipo23”: el perro que había tenido de niño y el día de su cumpleaños. Después de un piedra-papel-tijeras le había tocado a Tym quedarse en el ordenador mientras Will interrogaba a los demás invitados. Will y Mara bajaron las escaleras mientas hablaban de la víctima. Ella le dijo que Carlos era muy reservado, de ahí que pocos de los invitados le conocieran poco. Y aún se había encerrado más en sí mismo tras la muerte de su novia Ariane. Will ya había oído trozos de la historia por algunos invitados, pero lo que no sabía era que Carlos culpaba del accidente al padre de Ariane.

-Yo no me encargué del caso, pero lo clasificaron como un accidente, esa carretera ya ha visto desgracias parecidas.

-¿Y qué me dice de cuando atacó a aquella chica unas semanas más tarde? Carlos creía que había sido una estrategia para acabar en el psiquiátrico en vez de ir a la cárcel, porque sabía que le acabarían juzgando.

Los dos iban en el coche cuando Ariane había muerto, pero el padre sobrevivió. Al no poder soportar el peso de la muerte de su hija había acabado sufriendo una especie de brote psicótico y había atacado a una chica en la calle al creer que se trataba de Ariane. Carlos lo había pasado muy mal tras su muerte y había acabado metiéndose en las drogas.

-Pero nada muy grave, nunca había tenido problemas con la policía ni nada por el estilo.

Al llegar a la sala de estar oyeron alboroto en la terraza, donde a un chico le estaba dando un ataque de pánico y gritaba que le dejaran salir.

-¡Nic! -Mara le dijo a Will que ya hablarían después, que ahora tenía que ocuparse de su amigo-.

El inspector Vinter volvió a la cocina, donde hacía los interrogatorios, y se encontró con la capitana Mata, su jefa.

-Te creías que te iba a dejar solo en un caso como este, ¿eh? Los de la forense me han dicho que ha sido fácil identificar el supuesto veneno: es Novo. No me extrañaría que más de la mitad tuviera un poco de ella encima.

Los últimos meses había sufrido una plaga de esa nueva droga. Normalmente no venía en cantidades suficientes como para provocar una sobredosis, pero ya se habían encontrado algunos casos. Era un potente alucinógeno, que provocaba sobre todo ilusiones auditivas. Will había estado esperando que se tratara de algún tipo de veneno raro y así poder identificar al asesino más fácilmente. Parecía que tendrían que quedarse más rato allí.

 

-Ya estoy mejor, gracias.

Nic hacía respiraciones lentas y profundas y se tocaba el hombro mientras un agente le calmaba. Le habían dado un tranquilizante y parecía que le había ido bien. Mara se sentó a su lado y le acarició el brazo.

-Si es que… No se te puede dejar solo, de verdad.

-Mara, ¿puedes venir un momento?

El inspector Vinter la llamó desde la puerta de la terraza y ella, tras decirle a Nic que vendría en un momento, se metió en la casa.

-Por casualidad la droga que tomaba Carlos no sería Novo, ¿verdad?

-Pues sí, ¿por?

-Hemos encontrado trazas en el vaso que estaba bebiendo. ¿Crees que la habría mezclado con el alcohol para que le subiera más?

-Que yo sepa nunca lo había hecho. Además, aún no había tomado nada, normalmente se lo guardaba para cuando el alcohol ya le hubiera subido y así notar más el efecto. Y no tomaba demasiado, o no tanto como para sufrir una sobredosis, eso seguro.

 

Tym hacía girar la rueda del ratón, bajando la bandeja de entrada del correo (que tenía la misma contraseña que el propio ordenador) en busca de algo sospechoso. Solo había mensajes de la universidad y el registro en una web porno. De pronto encontró en la papelera un cambio de contraseña para una página llamada “el Chubasquero Rojo”. Investigó en internet y descubrió que era una web de chat que confería “privacidad absoluta a sus clientes”. Utilizó la misma contraseña con la web, sin resultados. Probó a cambiar la contraseña de nuevo con el mensaje, y tampoco pudo entrar.

-¡Joder! -exclamó y golpeó en la mesa-.

Por detrás un forense se sobresaltó, pero en seguida volvió a su trabajo.

 

Mientras la capitana Mata llamaba a los inspectores más especializados en Novo Will siguió interrogando a los invitados que faltaban, pero ya había llegado a un punto muerto. Le tocaba interrogar a Nic, al que había dejado para el final por su ataque de pánico. Él le pidió a Mara que le acompañara, y esta lo hizo. No conocía a Carlos más allá del instituto, en el que ni siquiera habían coincidido en la misma clase.

En el piso de arriba los forenses habían acabado de investigar la habitación de Carlos, y pasaron a la habitación de los padres, aunque no tenían muchas esperanzas de encontrar alguna pista. Cuando salieron de la habitación Tym cerró la puerta suavemente e hizo una llamada.

-¿Mel? Necesito tu ayuda.

 

-Un informante me ha dicho que habían visto a Carlos varias veces comprar Novo, pero en bolsas pequeñas, con eso no se puede morir nadie. Tampoco han hecho ningún pedido exagerado en las últimas semanas. O el asesinato lo prepararon con demasiada antelación o lo compraron en otra parte.

-Voy a hablar otra vez con Mara, quizá sepa si había comprado en otra parte o…

-No podemos encerrarlos aquí más tiempo, Will. Se están poniendo nerviosos, saben que ya les hemos interrogado a todos. Además seguro que a estas horas todo el pueblo lo sabe.

-¿Y qué hacemos? El asesino debe estar entre ellos, no podemos soltarlos a todos así como así.

-Solo te digo que no tardes mucho.

El móvil de Will sonó, había recibido un mensaje de Tym diciéndole que subiera, que había resuelto el caso.

Cuando Will y Mata entraron en la habitación Tym estaba mirando un vídeo en el que salía Carlos hablando. Lo paró y les explicó que había conseguido entrar en “el Chubasquero Rojo”, donde había encontrado un chat con una tal “JirafaNegra”. Había hablado con la jirafa de preparar su suicidio, ya tenía el Novo preparado y había ocultado todas las pistas que pudieran incriminarlos. Después de explicárselo todo, puso el vídeo desde el principio y lo vieron los tres.

-Hola a todos. Si estáis viendo este vídeo es que estoy muerto. Bueno sé que es un cliché, pero es la verdad. ¿O no? También quiere decir que la policía ha atrapado a alguien, una persona que es inocente. La policía no ha podido resolver el caso, y al ser tan incompetentes como son han atrapado al primero que pasaba, seguro. Pues estoy aquí para contaros la verdad: nadie me ha matado. Nadie aparte de mí. Durante estos meses he estado guardando un poco de Novo cada vez que compraba, hasta llegar a la cantidad necesaria para morir. Vi en las noticias que la muerte es bastante plácida, te sumerges en tus alucinaciones mientras y no sientes nada mientras empiezas a convulsionar y tus órganos se apagan. Y la policía no ha podido averiguar nada de esto. Si esto no os demuestra su inutilidad no sé qué lo va hacer. Vivimos tranquilos sabiendo que están ahí para protegernos, pero eso no es verdad. ¿Cuántos culpables vagan ahora mismo por las calles? No quiero ni saberlo. Todos os acordáis de Ariane. Su padre la mató y, ¿qué hicieron los polis? Hasta que otra chica no sufrió por su culpa no hicieron nada con él, y tan solo lo enviaron a un psiquiátrico. Ese hombre merece pudrirse en prisión hasta el fin de sus días. Que recaiga sobre vuestras conciencias.

 

Los invitados fueron saliendo, aliviados, y cada uno se fue a su casa. Los tres policías estaban hablando en la cocina, decidiendo qué dirían a la prensa, cuando Mara les interrumpió y Will salió fuera a hablar con ella. Will le hizo prometer que no se lo diría a nadie y le contó todo lo que habían descubierto. Mara no dejó de repetir que no, que Carlos ni hubiera hecho algo así.

-La ira es un arma demasiado fuerte.

Will la abrazó y ella se fue. Poco después desalojaron la mansión y cerraron la puerta a cal y canto.

 

Cuando Mara llegó a casa sus padres ya estaban durmiendo. La única que le saludó fue su gata, que estaba estirada en su cama. Se desmaquilló y se puso el pijama. Encendió el ordenador y se metió en “el Chubasquero Rojo”. Borró todos los mensajes que había enviado a Carlos e incluso eliminó el vídeo, ya no lo iba a necesitar. Canceló su cuenta y cerró el portátil.

 

La fiesta que la residencia de ancianos es real, y es muy molesta. Se pasan toda la tarde y parte de la noche con la música a tope y haciendo ruido. Nunca he hecho esta “anti-fiesta”, pero no sería mala idea. Para que después digan de los jóvenes…

Guillermo Domínguez

Sin categoría

Películas para que te explote la mente

Después de hacer una entrada sobre series geniales hoy os traemos una sobre películas que os dejarán pensando un buen rato (o que al menos esa es su intención). No voy a recomendar las típicas, como Donnie Darko, Memento, Origen, Mulholland Drive… sino que he preferido hablar de las que son menos conocidas:

  • Coherence.jpgCoherence: empiezo “flojo”, porque aunque es una película que me encanta, no es demasiado difícil de entender, se explica todo bastante bien. La película (diriga por James Ward y protagonizada por Emily Baldoni) trata de unos amigos que quedan en una cabaña en el bosque para cenar y hablar de como les va la vida, mientras un cometa surca el cielo. Todo les va bien hasta que empiezan a pasar cosas cada vez más raras. Puede parecer la típica película de miedo, pero ha os digo yo que no lo es. Te mantiene en tensión durante todo el tiempo y hay momentos que dan verdadero mal rollo. Se nota que no es profesional, la fotografía no es demasiado buena y los actores (excepto la protagonista) dejan un poco que desear, pero la trama solapa todo lo demás. También hay que decir que ganó el Premio a Mejor Argumento del Festival de Sitges de 2013, y es un premio totalmente merecido.
  • Triangle: la cosa se complica con esta película, yo la vi hará bastantes años y en su momento creía que la había entendido, estaba orgulloso de mí mismo y todo. Pero hace poco se la recomendé a una amiga y hablando de ella me di cuenta de que no había entendido nada… Trata de unos amigos que quedan para pasar unos días en el barco de uno de ellos cuando naufragan y consiguen subir a un barco abandonado. Allí se encontrarán con una misteriosa persona que les empezará a matar uno a uno. Lo mismo que la anterior, parece todo un cliché, pero poco a poco cuando vaya avanzando la trama veréis que nada es lo que parece, y que algo raro está pasando allí (bueno más raro que que te persiga un tipo encapuchado con escopeta). El final es espectacular (sin hacer spoiler os diré que es uno de mis tipos de final favoritos, que aunque no es la primera vez que lo veía, siempre que lo hacen en películas o libros me tienen ganado), y en lo que se basa es genial. Como podéis ver no soy demasiado imparcial, pero es que este tipo de películas me flipan. Está dirgida por Christopher Smith (que ya dirigió Creep, una película que me encantó cuando era pequeño) y protagonizada por Melissa George.
  • Primer: no sé si puedo hablar demasiado de ella porque a día de hoy aún no la he entendido. Solo puedo decir que va de viajes en el tiempo, lo demás lo iréis descubriendo vosotros (y si lo descubrís avisadme, por favor). Cuando te das cuenta de lo que está pasando ya es tarde, ha pasado media película y te faltan todas esas piezas sin las cuales estás perdido. Pero solo por la cara que se te queda al final cuando quieres pensar en lo que has visto ya vale la pena. Quiero hacer un segundo visionado a ver si así puedo unir los puntos, y si lo hago ya actualizaré esta entrada hablando más de la película. Está dirigida por Shane Carruth, que ha hecho el guión, la música y es uno de los protagonistas junto a David Sullivan. Carruth también ha hecho Upstream Color, que no me gustó tanto como esta (quizá porque se entiende todo, aunque sigue siendo rara igualmente).
  • Enemy: basada en la novelaEnemy.jpg El doble de Saramago (autor del que ya he hablado bastante en el blog) trata de un profesor de universidad que un día ve una película en la que sale él mismo. A partir de aquí empezará a investigar ese actor que parece su gemelo, aunque solo se parece a él en el físico. Está dirigida por Denis Villeneuve y protagonizada por Jake Gyllenhaal (que ya protagonizó Donnie Darko, que también es rarísima y me encanta, y Código Fuente, también del mismo estilo). No vayáis buscando una solución porque no te la da, lyo no sabía por dónde iban los tiros hasta que busqué el significado del final, y entonces toda la película encaja. Tengo ganas de leer el libro a ver si está bien adaptada, quizá haga reseña cuando lo lea.

BONUS (series): 

  • mr_robot_ver7Mr. Robot: la sinopsis dice que esta serie trata de hackers, y en parte tiene razón, pero esta serie es mucho más. Ya desde el principio Elliot, el protagonista, nos habla y nos dice que somos unas voces en su cabeza. Mediante esta pequeña ruptura de la cuarta pared (no nos mira directamente, por ejemplo, no llega hasta el punto de House of Cards, la cual también recomiendo mucho) nos cuenta lo que le va pasando, pero quizá no todo lo que nos dice y nos enseña es real. Aquí empieza un juego entre los dos, nosotros intentando averiguar qué es real y qué no lo es y él nos engaña. A veces de pronto hay un salto de dos días en los que no sabemos qué ha pasado, pero en los que todo ha cambiado. Cómo veis no he dicho nada de la trama, pero es porque quiero que la averigüéis vosotros mismos (y por qué no sé exactamente cómo explicarla sin contar nada ni engañaros como hace Elliot…).
  • Legion: yo iba buscando una serie de superheroes, entretenida, pero con poco más. Cómo me engañaron. Y cómo me alegro. A ver, sí que hay poderes y villanos y esas cosas, pero el formato de la serie es tan especial y es todo tan raro que no podría considerarse de superheroes como tal. Trata de David, un chico que está en un psiquiátrico por esquizofrenia, y que puede controlar los objetos y las personas con su mente. Poco más puedo decir, lo que si os voy a contar es que, al menos los primeros capítulos, no son lineales. Todo el capítulo está desordenado, con flashbacks, flashforwards, sueños, delirios… que hacen que no sepas dónde está el presente y si aquello que ves es real o es producto de la mente del protagonista.

 

¿Conocíais las películas y series? ¿Las habéis visto? ¿Os gustan este tipo de películas?

Miscelania·Sin categoría

LA VUELTA AL MUNDO EN PAPEL: INDIA

¡Namaste! ¿Cómo ha ido el vuelo? Esperamos que haya sido tranquilo. Pues volvemos con La vuelta al mundo, esta vez visitando la India. Para los que no conozcan esta iniciativa, creada por Sandra, se trata de “visitar” distintos países mediante la literatura, recomendando libros que estén ambientados allí. Hace unos meses visitamos Grecia, e incluso hicimos un “mes temático” con relatos y reseñas relacionados. Este mes no hemos podido hacer eso, por culpa de la universidad (malditos exámenes y trabajos), y la lista de recomendaciones también ha quedado bastante pobre por no haber podido leer lo que queríamos (estuve leyendo algunos hace meses, pero no me acabaron de gustar así que no los terminé). Pero esperamos que igualmente os guste, ¡y aceptamos recomendaciones!
  •  Viajando en un Book TagEl palacio de la medianoche, de Carlos Ruiz Zafón: no mentiríamos si dijéramos que Zafón nos marcó mucho en nuestra infancia/adolescencia, solo hay que decir que seguimos llorando por el final de Marina… Para mí Zafón es muchísimo mejor como escritor de juvenil que de adulta, La sombra del viento no me gustó demasiado, por mucho que esté genialmente escrito (en serio, mi reino por escribir como él). Con esta novela nos presenta a un grupo de jóvenes huérfanos que deben huir de un misterioso personaje que parece que controla el fuego y descubrir la verdad sobre su pasado. Forma parte de La Trilogía de la Niebla, en el que es uno de los mejores (se disputa el primer puesto con El príncipe de la niebla, que también es genial y os recomendamos encarecidamente).

Sigue leyendo “LA VUELTA AL MUNDO EN PAPEL: INDIA”

Marina·Relatos·Sin categoría

Oro negro

Hacía tiempo que Cristalina no se encontraba demasiado bien. Era por el agua, lo sabían todos, empezaba a enfermarlos. Lo había anunciado el chamán de la tribu, Solaris, en una de sus expediciones al más allá. Se dirigía hacia la luz y desaparecía bañado en ella. Cristalina siempre rezaba para que volviese y sabía que el resto hacían lo mismo, sin Solaris la tribu caería en la anarquía más absoluta.

Pero el agua se estaba contaminando y los asustadizos habitantes de Pacífica cada vez estaban más inquietos. Solaris no les daba ninguna explicación, solo mensajes de esperanza que empezaban a no ser suficientes y la gran jefa les pedía que confiaran en el viejo chamán. Cristalina empezó a coger grandes bocanadas e intentar respirar con normalidad, tosió un par de veces y consiguió calmarse. Le dolía la cabeza y sentía un malestar en el estómago, así que nadó de vuelta y se dirigió a la aldea.

Escama Dorada, la gran jefa, había heredado ese título de su madre. Solo los ancianos recordaban ya su nombre real y podían distinguirla de la que fue su antecesora. Era firme y severa pero también piadosa y amable con sus vecinos. Tumbada en un sillón hecho de esponjas de mar y decorado con las más delicadas conchas, recibía las peticiones diarias de los habitantes con una sonrisa que no se expandía demasiado. Pardo, un viejo al que le achacaba un tremendo dolor vertebral, le exponía con pelos y señales su dolencia, olvidando que el día antes ya había acudido a ella con exactamente el mismo relato y que la gran jefa ya le había resuelto el problema. Aun así, Escama Dorada esperó pacientemente a que acabara y le repitió la misma solución: construirían más bancos de esponjas en los que poder descansar en toda la aldea. Pardo se lo agradeció y se despidió entre quejas de dolor. Malva se disponía a entrar en el salón central cuando alguien le pegó un empujón y se le adelantó. Cristalina se había precipitado hasta el sillón, casi cayendo sobre la gran jefa. Esta se levantó de golpe, dispuesta a reprenderla por su comportamiento alocado y su falta de respeto, pero la joven sirena tenía los ojos inyectados en sangre y parecía estar ahogándose. Durante un segundo, Escama Dorada olvidó su título y se sintió simplemente Turquesa, una asustadiza habitante de Pacífica, pero reaccionó a tiempo y agarró a Cristalina por la cintura golpeando su fuerte cola para impulsarse hacia la cabaña de Solaris.

Sigue leyendo “Oro negro”

Divagaciones·Miscelania·Recomendaciones·Resistiendo·Sin categoría

¿Vade retro TV? 

“No son libros lo que usted necesita, sino alguna de las cosas que en un tiempo estuvieron en los libros. El mismo detalle infinito y las mismas enseñanzas podrían ser proyectados a través de radios y televisores, pero no lo son. No, no: no son libros lo que usted está buscando. Búsquelo donde pueda encontrarlo, en viejos discos, en viejas películas y en viejos amigos; búsquelo en la Naturaleza y búsquelo por sí mismo.”

(Cita de “Fahrenheit 451”, 1953. Ray Bradbury)

Creo que he puesto esta cita en varias entradas ya, pero me parece lo más importante de toda la novela. Los libros no son más que un producto físico en el que se recoge conocimiento en sus diferentes formas. Puede estar hecho de papel y tinta o de ceros y unos. De la misma manera que no se elogia una impresora por la importancia del mensaje que imprime, no deberíamos convertir a los libros en elementos sagrados.

Volviendo a la cita, es verdad que la televisión no suele ofrecer el mismo contenido que un li… Belén Esteban ha publicado una biografía. ¡No vengo a hundiros, lo juro! Lo que quiero decir es que libros malos los hay a doquier, lo que pasa es que tenemos más libertad que para escoger los programas de televisión, que vienen impuestos por las parrillas (aunque el criterio de las grandes editoriales para promocionar ciertos libros viene por lo mismo: la venta. Así nos encontramos con que Anna Todd esté de las primeras recomendaciones en Planeta).

¿Que por qué hago esta entrada? Solo quería recomendar series y películas que transmiten tanto como un libro podría hacerlo: porque lo importante es el mensaje (y el estilo, que hay que valorarlo), no el soporte. Guille ya recomendó hace un tiempo una serie, Flesh and Bone, no la pongo aquí pero es parte de la lista.

Hannibal

Esta serie consta de 3 temporadas y está basada en los personajes de la novela Dragón rojo de Thomas Harris (la precuela de El silencio de los corderos). Aunque tiene su origen en un libro, no se puede decir que sea la adaptación televisiva del mismo. En la serie solo se recuperan los personajes principales y las relaciones que tienen entre sí, la historia es similar pero toma su propio curso. Sigue leyendo “¿Vade retro TV? “

Reseñas·Sin categoría

La puerta entreabierta #Fernanda Kubbs

Logo creado por LaUdelMig

¿Conocéis la iniciativa de Adopta una autora? Si estáis aquí, probablemente sí. El objetivo de esta iniciativa es dar a conocer la vida y obra de una autora a través de unas cuantas entradas dedicadas exclusivamente a ella. Nosotros hemos decidido participar y yo he adoptado a Cristina Fernández Cubas, una autora española que ganó este año el Premio Nacional de Narrativa.

FICHA TÉCNICA

Puerta entreabiertaTítulo original: La puerta entreabierta

Autor: Fernanda Kubbs

Año de publicación: 2013

Páginas: 224

ISBN:  9788483834473

Saga: No

SINOPSIS

Isabel es una joven y escéptica periodista a la que han encargado un artículo sobre el mundo de la magia. Cuando visita a una pitonisa, sufre una transformación inesperada y súbita que la sitúan en un lugar y una perspectiva impensable. Encerrada en una esfera, contemplada por los demás como un ser extraño y diminuto, Isabel siente que ha atravesado una puerta que conecta la segura realidad que ella conocía con otro mundo y otras percepciones.

SOBRE LA AUTORA

img_cristina-fernadez-cubasTranquilo todo el mundo, ni he escrito el nombre de la autora con los codos ni me ha poseído ningún demonio y ahora hablo en arameo. Lo que pasa es que Cristina Fernández Cubas decidió usar el seudónimo de Fernanda Kubbs para este libro, que según ella “… es mucho más alegre y desenfadada, más adolescente, pero como los mundos de ambas se parecen mucho, lo diferente ahora es la mirada y el registro”.

Tras la muerte de su marido en 2007 a Fernández Cubas le costó mucho volver al mundo de la escritura, ahondando demasiado en la tristeza que sentía en ese momento. Y fue en esta situación de donde salió La puerta entreabierta, lo que nació como un juego con el que por fin disfrutar de nuevo de la escritura, pero acabó convirtiéndose en el libro del que os hablo ahora. Porque jugar es algo que ha hecho de gran manera en esta novela, sobre todo con las palabras: anagramas, sopas de letras “mágicas”…

“Las palabras, los adjetivos son lo más importante del mundo. Un ejemplo que no conviene olvidar, con Franco éramos demócratas, se decía que vivíamos en una democracia orgánica. Por eso me gustan tanto las palabras.”

RESEÑA

PERSONAJES

La protagonista de esta novela es Isa: una periodista escéptica a la que su nuevo redactor jefe ha enviado a hacer una noticia que no le interesa y que cree que la degrada sobre la magia. Ella se verá llevada al “otro lado”, un lugar que verá desde su bola de cristal, que se parece mucho a nuestro mundo, al que podemos acceder con solo cruzar la puerta entreabierta… Me ha gustado su evolución a lo largo de la historia, como pasa de vivir en el mundo “real” (hablando de su trabajo, del chico con el que ha quedado esa noche…) a vivir en el “otro”, y cambiar su forma de ver este (hay un momento en el que ve el reflejo de la ciudad en el suelo mojado que es precioso).

Sigue leyendo “La puerta entreabierta #Fernanda Kubbs”

Acciones·Resistiendo·Sin categoría

Doris Lessing: Sobre no ganar el Premio Nobel #AdoptaUnaAutora

Seguimos con la iniciativa Adopta Una Autora. La última vez os expliqué quién era Doris Lessing y ahora os traigo el texto de la conferencia para la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Literatura que le fue otorgado en 2007. Lessing, por problemas de salud, no participó de la ceremonia en Estocolmo y encargó la lectura de su texto a su editor, Nicholas Pearson.
Esta entrada estaba programada para el día 8 de marzo, ya que la Academia Sueca reconoció la capacidad de la autora para retratar “la épica de la experiencia femenina, y su escepticismo y fuerza visionaria con la que ha examinado una civilización dividida”. Sin embargo, la he retrasado un día por la iniciativa #NosotrasParamos.

Resistencia Lectora agradece muy especialmente a Jonna Petterson, directora de Relaciones Públicas de la Fundación Nobel, su autorización para traducir y publicar este texto.

Sobre no ganar el Premio Nobel
Estoy de pie junto a una puerta y miro a través de remolinos de polvo hacia donde me han dicho que aún existe bosque sin talar. Ayer conduje a través de kilómetros de tocones y restos calcinados de incendios donde, en el ’56, se encontraba el bosque más maravilloso que jamás haya visto, ahora completamente devastado. Las personas tienen que comer. Y necesitan material para encender el fuego.
Me encuentro en el noroeste de Zimbabwe a principios de la década de 1980 y estoy visitando a un amigo que era maestro en una escuela de Londres. Está aquí “para ayudar a África”, como solemos decir. Es un alma genuinamente idealista y las condiciones en que encontró esta escuela le provocaron una depresión de la que le costó mucho recuperarse. Esta escuela se parece a todas las escuelas construidas después de la Independencia. Está compuesta por cuatro grandes aulas de ladrillo uno a continuación del otro, edificados directamente sobre la tierra, uno dos tres cuatro, con medio salón en un extremo, para la biblioteca. En estas aulas hay pizarrones, pero mi amigo guarda las tizas en el bolsillo, para evitar que las roben. No hay ningún atlas ni globo terráqueo en la escuela, tampoco libros de texto, carpetas de ejercicios ni biromes, en la biblioteca no hay libros que a los alumnos les gustaría leer: son volúmenes de universidades estadounidenses, incluso demasiado pesados para levantar, ejemplares descartados de bibliotecas blancas, historias de detectives o títulos similares a Fin de semana en Paris o Felicity encuentra el amor.
Hay una cabra que intenta buscar sustento en unos pastos resecos. El director ha malversado los fondos escolares y se encuentra suspendido, situación que suscita la pregunta habitual para todos nosotros aunque por lo general en contextos más prósperos: ¿Cómo puede ser que estas personas se comporten de tal manera cuando deben saber que todos las están observando?
Mi amigo no tiene dinero porque todo el mundo, alumnos y maestros, le piden prestado cuando cobra el sueldo y probablemente nunca le devuelvan el préstamo. Los alumnos tienen entre seis y veintiséis años porque quienes no pudieron asistir a la escuela antes se encuentran aquí para remediar tal situación. Algunos alumnos recorren muchos kilómetros cada mañana, con lluvia o con sol y a través de ríos. No pueden hacer tareas escolares en sus casas porque no hay electricidad en las aldeas y no es fácil estudiar a la luz de un leño encendido. Las niñas deben ir a buscar agua y cocinar antes de partir hacia la escuela y cuando vuelven de ella.
Mientras estoy con mi amigo en su cuarto, varias personas se acercan tímidamente y todas piden libros. “Por favor, mándanos libros cuando regreses a Londres.” Un hombre dijo: “Nos enseñaron a leer, pero no tenemos libros”. Todas las personas que conocí, todas ellas, pedían libros.
Estuve varios días allí. El polvo volaba por todas partes. Las cañerías se habían roto y las mujeres tenían que acarrear agua desde el río. Otro maestro idealista llegado de Inglaterra estaba enfermo después de ver el estado en que se encontraba esta “escuela”.
El último día de mi visita finalizaba el ciclo lectivo y sacrificaron la cabra. La cortaron a trocitos y la cocinaron en una gran fuente. Era el esperado banquete de fin de ciclo, guiso de cabra y puré. Me alejé de allí antes de que terminara, conduje de vuelta entre calcinados restos y tocones que habían sido bosque.
No creo que muchos alumnos de esta escuela lleguen a obtener premios.

Sigue leyendo “Doris Lessing: Sobre no ganar el Premio Nobel #AdoptaUnaAutora”